Estadounidense presa en Italia dice estar asustada

PERUGIA, Italia (AP) — Amanda Knox tiene miedo pero no pierde la esperanza, ocho días después de que una corte italiana la sentenciara a 26 años en prisión por el asesinato de su compañera de departamento.

"Tengo miedo porque no sé que ocurre", dijo la estudiante estadounidense de 22 años a The Associated Press durante una visita de 10 minutos de dos legisladores italianos, funcionarios correccionales y dos periodistas a la cárcel Capanne, cerca de Perugia.

Knox lleva dos años en prisión, desde que fue arrestada tras la muerte de Meredith Kercher en la casa que compartían en esta ciudad estudiantil.

"Estoy esperando y siempre tengo esperanza", dijo Knox, cambiando del inglés al italiano para la delegación de legisladores. "No entiendo muchas cosas, pero tengo que aceptarlas, cosas que para mí no siempre parecen muy justas".

Sentada en la cama de su celda, la joven del estado de Washington dijo que se "sintió horrible" tras el veredicto el 5 de diciembre que la declaró culpable de asesinato y agresión sexual.

"Los guardias me ayudaron. Me apoyaron toda la noche", dijo.

El cuerpo de Kercher fue encontrado bañado en sangre, con la garganta cortada, el 2 de noviembre del 2007 en el apartamento que compartía con Knox mientras ambas estudiaban en la ciudad medieval de Perugia, en el centro de Italia. La fiscalía aseguró que la estudiante fue asesinada la noche anterior.

Raffaele Sollecito, el ex novio italiano de Knox, fue acusado de los mismos crímenes que la estadounidense y recibió una sentencia de 25 años en prisión. Ambos insisten en que son inocentes.

Los abogados de Knox han dicho que esperan que la estudiante quede en libertad tras una apelación.

La estudiante habló del afecto que tiene por su familia y su determinación por continuar sus estudios.

"Creo en mi familia. Me dicen que permanezca calmada", dijo Knox. Su familia, al igual que una senadora de su estado natal, Maria Cantwell, han impulsado una activa campaña para convencer a las autoridades italianas de que Knox es inocente.

"Mi familia es lo más importante para mí. También echo de menos ir a clase. Echo de menos conversaciones estimulantes", dijo Knox.

La estudiante comparte la celda con otra estadounidense de 53 años, acusada de tráfico de drogas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes