Estadounidenses liberados gozan de buena salud

FUERTE SAM HOUSTON, Texas (AP). Tres estadounidenses mantenidos como rehenes por la guerrilla colombiana durante cinco años se encuentran en buenas condiciones de salud, informaron el jueves autoridades militares.

Marc Gonsalves, Thomas Howes y Keith Stansell realizaban una investigación sobre narcóticos para el Pentágono cuando su avión cayó en la selva controlada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en febrero del 2003.

"Puedo decirles que me saludaron con un fuerte apretón de manos, ojos bien abiertos y una sonrisa increíble", dijo el general de división Keith Huber, el comandante del Comando Sur del ejército estadounidense, responsable de las operaciones militares en América Latina y el Caribe.

Tras la operación de rescate, los hombres, empleados de una subsidiaria de la empresa Northrop Grumman Corp., llegaron la noche del miércoles a esta base de la fuerza aérea en Texas, apenas unas horas después de haber sido rescatados por soldados colombianos.

Los tres contratistas no hablaron en ese momento con la prensa y ascendieron a helicópteros que los llevaron al Centro Médico Brooke del Ejército cerca del Fuerte Sam Houston, de San Antonio, donde fueron sometidos a exámenes.

Los familiares de los contratistas estuvieron llegando a San Antonio a lo largo del día, indicó Katie Lamb, una vocera de Northrop Grumman.

Huber dijo que uno de los tres hombres, Stansell, ya había visto a sus dos hijos y a sus padres, y que los otros dos contratistas iban a reunirse con sus familiares.

Los hombres estaban en ese momento en lo que Huber describió como la segunda etapa en el proceso de reintegración a su vida normal, que típicamente dura de dos a cuatro días.

"El propósito es ofrecerles una transición de vuelta a la vida normal tras las dificicultadas asociadas con su cautiverio", indicó Huber, quien agregó que la participación de los hombres en la reintegración es voluntaria, porque no son miembros del ejército.

Al preguntársele sobre posibles enfermedades que pudieran tener los contratistas, el coronel Jackie Hayes, director de cuidados pulmonares e intensivos del hospital, no dio detalles específicos sobre algún mal que sufrieran.

"Me alegra informar que los tres se encuentran en buenas condiciones físicas, muy fuertes", agregó Hayes.

Cuando los tres desaparecieron, aparentemente también se esfumaron los esfuerzos para rescatar a los estadounidenses que han permanecido más tiempo secuestrados en el mundo.

Mientras Francia exhortaba al mundo a comprender la difícil situación de la rehén franco-colombiana Ingrid Betancourt _ex aspirante a la presidencia de Colombia_ e incluso envió una misión humanitaria durante un intento de rescate fallido este año, el gobierno de Estados Unidos permanecía casi en silencio en torno a los empleados de la subsidiaria de Northrup Grumman Corp.

Los contratistas y Betancourt se encontraban entre un grupo de "prisioneros políticos", según las FARC, que éstas liberarían a cambio de cientos de guerrilleros. Pero cada intento de diálogo parecía destinado al fracaso.

Sin embargo, el ejército colombiano, apoyado por Washington, parecía estar cada vez más cerca. El mes pasado, el ministro de defensa Juan Manuel Santos, informó que los soldados habían detectado a tres hombres en las selvas del sur, pero que habían desaparecido en el bosque tropical antes de que pudieran intentar un rescate.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes