Estallan tiroteos intensos en Rep. Centroafricana

BANGUI, República Centroafricana (AP). Tiroteos intensos estallaron en la anárquica capital de la República Centroafricana al caer la noche y los civiles se parapetaron bajo restos de automóviles mientras volaban las balas sobre sus cabezas. Fuerzas ruandesas para el mantenimiento de la paz llegaron poco después, respaldados por soldados franceses.

Los enfrentamientos fueron el hecho más reciente que conmociona a esta nación en el corazón de África donde miles de soldados franceses y africanos han tratado de apaciguar una crisis política que provocó una cadena de matanzas en venganza entre musulmanes y cristianos.

Miembros de una milicia cristiana fueron divisados cuando avanzaban hacia el vecindario mayormente musulmán de Miskine el viernes por la noche para atacar posiciones de los combatientes musulmanes, según presenciaron periodistas de The Associated Press. La intensa lucha ocurrió a 100 metros de la Place de la Reconciliacion.

Los efectivos ruandeses, parte de un contingente africano de 4.600 miembros, llegaron pronto al lugar y abrieron fuego, provocando el desbande en las calles.

Después partieron disparos desde una base utilizada por los musulmanes a unos 300 metros de distancia. Soldados ruandeses de infantería fueron acompañados por otra unidad motorizada y un vehículo blindado de transporte de personal. Más tarde llegaron los soldados franceses y volvieron a escucharse disparos.

Más de mil personas han muerto durante varios días de combates sectarios provocados por un intento golpista de combatientes cristianos en diciembre y funcionarios de Naciones Unidas han advertido que la persistente anarquía podría desembocar en genocidio. Cientos de personas han muerto en las últimas semanas a manos de bandas armadas con machetes, garrotes y otras armas.

Poco antes el viernes, milicianos cristianos mataron a un prominente exministro musulmán del gobierno que apoyó una rebelión el año pasado y Amnistía Internacional reportó que más de 50 musulmanes han muerto en dos ataques este mes en pueblos al noroeste de Bangui.

El doctor Joseph Kalite, exministro de salud que había apoyado al líder golpista Michel Djotodia fue asesinado el viernes, según El-Hadj wananga Kabara, un funcionario de la mezquita central en Bangui. Algunos testigos dijeron que Kalite murió a causa de heridas de machete después que una turba de cristianos atacó su automóvil.

La noticia de la muerte de Kalite intensificó los temores de la comunidad musulmana de Bangui e hizo que varias autoridades religiosas condenaran a las fuerzas internacionales por no proteger a los musulmanes.

Los rebeldes mayormente musulmanes que derrocaron el gobierno en marzo de 2013 se ganaron el desprecio de la mayoría cristiana debido a las matanzas y atrocidades que cometieron. Durante casi 10 meses los rebeldes, conocidos como Seleka, atacaron y torturaron a civiles, en algunos casos atándolos entre sí y arrojándolos desde puentes para que murieran ahogados.

En reacción, combatientes cristianos han linchado a decenas de musulmanes en las calles de Bangui.

Los civiles musulmanes insisten en que no son culpables de la rebelión que contó con la asistencia de combatientes de Chad y Sudán. Su líder, Djotodia, se alejó hace dos semanas y la presidenta interina Catherine Samba-Panza debe convocar a elecciones.

De los 4.600 soldados africanos, 3.200 permanecen en la capital. Francia también tiene 1.600 soldados en el país.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7