Estudio de Bush favorece ampliar ejército afgano

WASHINGTON (AP). El gobierno del presidente George W. Bush, embarcado en una profunda revisión de su estrategia bélica en Afganistán, probablemente recomendará al próximo presidente Barack Obama que Estados Unidos promueva la expansión del ejército afgano como el camino más seguro para el eventual retiro de las fuerzas estadounidenses, según se enteró la Associated Press.

Es demasiado tarde para que el gobierno de Bush intente un cambio brusco de dirección en Afganistán, pero la Casa Blanca quiere presentar un plan al próximo gobierno, no solamente en términos del esfuerzo militar sino también en otros rubros como la integración de la ayuda militar y civil estadounidense e internacional.

La revisión de estrategia, que comenzó en septiembre en medio de una creciente violencia y muerte de soldados estadounidenses y aliados en aquel país, es coordinada en la Casa Blanca y presumiblemente será presentada en diciembre. Funcionarios de la defensa discutieron las conclusiones sólo con la condición de no ser identificados debido a que todavía no ha sido completada.

El gobierno presumiblemente apoyará un pedido del comandante supremo estadounidense en Afganistán, general David McKiernan, de 20,000 soldados más en el 2009. Pero ha llegado a la conclusión de que tiene que hacerse hincapié en que las fuerzas afganas tomen la iniciativa.

Un promotor de acelerar el entrenamiento y equipamiento del ejército afgano es el secretario de defensa Robert Gates, quien dijo la semana pasada que ese objetivo representa la solución a largo plazo.

Gates también ha insistido en limitar la participación militar estadounidense en un país que durante siglos de conflicto ha neutralizado a los ejércitos extranjeros.

"Cometeríamos un terrible error si ésta terminase llamándose la Guerra Estadounidense", dijo Gates el 31 de octubre después de presidir una ceremonia en Tampa, Florida, donde el general David Petraeus fue instalado como titular del Comando Central Estadounidense, cuya área de responsabilidad incluye Afganistán e Irak.

"Lo que me gustaría ver _y creo que a todos por igual_ es la expansión más rápida posible de las fuerzas militares afganas porque es necesario que ésta sea una guerra afgana y no una guerra estadounidense ni de la OTAN", dijo Gates a la prensa.

El presidente electo Barack Obama, que ha caracterizado la situación afgana como "una crisis urgente", dijo el 22 de octubre que es hora de atender el pedido de McKiernan de un refuerzo de soldados. Obama dijo que despacharía al menos dos o tres brigadas de combate más. Cada una de esas brigadas tiene entre 3,500 y 4,000 soldados.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes