Evacúan a miles por temor a desborde de presa en México

NUEVO LAREDO, México (AP). Al menos 18,000 personas fueron desalojadas el martes de una localidad inundada en el norte de México después de que las autoridades abrieran las compuertas de una presa para evitar que se desbordara a causa de los aguaceros que dejó el huracán Alex.

Las personas que abandonaron sus hogares en Ciudad Anáhuac, en el estado norteño de Nuevo León cerca de la frontera con Texas, fueron llevadas a refugios temporales en comunidades cercanas, declaró el alcalde Santos Garza García.

Unas 4,000 personas fueron alojadas en escuelas en terrenos altos, agregó.

La presa Venustiano Carranza, ubicada en el estado vecino de Coahuila y a unos 70 kilómetros (43 millas) de Ciudad Anáhuac, comenzó a superar su capacidad máxima tras varios días de lluvia por el huracán, que azotó la costa norte mexicana del Golfo de México.

Garza García dijo que para evitar el desbordamiento de la presa, la tarde del martes fueron abiertas 20 compuertas de la estructura. Dijo que las autoridades no lograron abrir otras seis compuertas debido a fallas eléctricas.

La presa liberaba 600 metros cúbicos por segundo de agua hacia el río Salado, afluente del río Bravo (río Grande), agregó.

Según el alcalde, era preferible una inundación controlada que la destrucción de toda Ciudad Anáhuac. "La situación es muy crítica", dijo.

La capacidad de almacenamiento de la presa es de 1,320 millones de metros cúbicos y en la madrugada del martes ya tenía 1,373 millones de metros cúbicos.

Entre 1,500 y 2,000 viviendas de la localidad de Rodríguez, vecina de Ciudad Anáhuac, resultarán dañadas por la inundación, dijo el alcalde.

Las autoridades mexicanas afirmaron que han sido cuidadosas en liberar agua de las presas a ríos de por sí crecidos a causa del temporal que causó Alex.

En el estado vecino de Coahuila también fueron evacuadas al menos 2,500 personas de comunidades cercanas a ríos que han crecido.

Alex, el primer huracán de la temporada en el Atlántico, tocó tierra el miércoles en Tamaulipas y se disipó el jueves cuando avanzaba hacia Nuevo León, pero dejó remanentes de lluvias que son las que han provocado la devastación en diferentes localidades de la región.

El meteoro provocó la muerte de al menos 12 personas y dejó tres desaparecidos en Nuevo León, informó este martes el gobernador Rodrigo Medina.

En declaraciones a la cadena Televisa, Medina aseguró que "la situación es grave" e informó que más de 130,000 personas están sin agua, sin considerar algunas comunidades aisladas debido a las lluvias constantes desde hace seis días.

El gobernante dijo que una estimación "muy preliminar" es que necesitarán al menos 10,000 millones de pesos (unos 764 millones de dólares) para reconstruir sólo Monterrey, localizada a unos 900 kilómetros al noreste de la Ciudad de México.

Medina dijo que se necesita agua, alimentos no perecederos, artículos de limpieza, maquinaria pesada, helicópteros y "manos, personas, voluntarios".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes