Evalúan daños tras terremoto en isla griega

Equipos de expertos comenzaron el sábado a evaluar los daños a los monumentos culturales y la infraestructura en la isla griega de Kos, un día después de que un terremoto dejara dos muertos y casi 500 heridos en la región del Mar Egeo que llega hasta la costa de Turquía.

Los residentes y turistas seguían nerviosos porque el sábado hubo varias réplicas en la isla en el oriente de Grecia. Un temblor de magnitud preliminar 4,4 sacudió la isla a las 8:09 de la noche del sábado, ante lo cual los residentes y turistas salieron corriendo hacia el centro de la plaza principal de la ciudad, lo más lejos posible del edificio.

Dieciséis minutos después, un segundo sismo de magnitud 4,6 sacudió la zona, de acuerdo con el Instituto de Geodinámica de Atenas. El epicentro del primer temblor estuvo a solo 20 kilómetros (12,5 millas) al noreste de Kos, a una profundidad de 10 kilómetros (6,2 millas).

Cientos de residentes y turistas durmieron a la intemperie en parques, olivares o sus autos, demasiado asustados para volver a sus hogares u hoteles después del terremoto del viernes. Muchos acamparon en parques o durmieron en sillas de playa y piscina.

Se prevé que muchas personas vuelvan a dormir a la intemperie después de las réplicas del sábado por la noche.

Durante el día, arqueólogos y expertos del ministerio de Cultura de Grecia evaluaron iglesias, una vieja mezquita, el castillo del siglo XIV en el puerto y otras instalaciones en Kos afectadas por el terremoto.

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, el terremoto que remeció la región a primera hora de la madrugada del viernes fue de magnitud 6,7, una fracción por debajo de los cálculos de las autoridades griegas y turcas.

Dos turistas, uno turco y otro sueco, murieron al derrumbarse la pared de un popular bar de Kos.

Los heridos de gravedad en Grecia fueron llevados en avionetas o helicópteros a hospitales del territorio continental y la isla de Creta, y al menos dos de ellos seguían sumamente graves el sábado.

Panagiotis Bekali, un residente de 30 años de edad, pasó la noche durmiendo en un olivar con sus parientes, mientras que su hijo de 5 años y un sobrino de 16 pasaron la noche en el coche de la familia.

"Había grietas en la casa (por el terremoto), así que nos salimos", dijo. "Teníamos miedo de quedarnos adentro, así que toda la familia durmió afuera".

En la isla ha habido docenas de réplicas.

Aproximadamente 350 de las personas heridas estaban en Turquía.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7