Evo Morales aumenta salarios en Bolivia y llama a combatir al capitalismo

El presidente de Bolivia, Evo Morales, conmemoró hoy el Día Internacional de los Trabajadores con la firma de decretos para incrementar los salarios en su país por encima de la tasa de inflación de 2016 y con un llamado a combatir el "capitalismo" y el "imperialismo".

Con los decretos, firmados en un acto en el Palacio de Gobierno de La Paz, Morales oficializó los porcentajes de aumento salarial pactados la semana pasada con los líderes de la Central Obrera Boliviana (COB), la mayor entidad sindical del país.

"Hoy día estamos cumpliendo con este incremento acordado de 7 % del salario básico y de 10,8 % al salario mínimo nacional. A los trabajadores, mi pedido, ayúdenme a cuidar la economía nacional", dijo Morales en su discurso en ese evento al que, no obstante, no acudió el máximo dirigente de la COB, el minero Guido Mitma.

El incremento salarial está nuevamente por encima de la tasa de inflación del año anterior (4 %), un sistema que el Gobierno ha usado desde que Morales llegó a la Presidencia en 2006.

Policías, militares, trabajadores de la salud, maestros, empleados del Ejecutivo y de las gobernaciones regionales y municipios también se beneficiarán del incremento del 7 %.

El aumento de 10,8 % al salario mínimo, que se paga en bolivianos, supone que éste llegará hasta un equivalente de 287 dólares, mientras que el sueldo básico o de contratación varía en el sector público o privado y por el grupo ocupacional.

En 2016, el salario medio nominal en el sector público era de 525 dólares y en el privado fue de 627 dólares, aunque el salario real es menor casi en un tercio en ambos casos, según cifras oficiales.

La subida del salario mínimo repercute en incrementos de otros costos laborales en las empresas asociados a los derechos sociales.

Se trata de un aumento obligatorio y retroactivo a enero que se hará efectivo a partir de la firma de los decretos, si bien las autoridades han anunciado que habrá excepciones para el caso de empresas estatales deficitarias.

El Ejecutivo ha reconocido que es posible que el incremento del salario mínimo tenga "efectos negativos sobre el empleo", pero deslindó responsabilidades al respecto al achacar la medida a la "intransigencia de algunos dirigentes" sindicales.

Los principales gremios empresariales del país han lamentado que el Gobierno y la COB les hayan marginado del diálogo para acordar los incrementos salariales y han alertado de que provocarán una mayor precariedad laboral.

La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, la mayor patronal del país, ha señalado que el aumento es "grave" e "incomprensible" y supondrá un gasto extra de 319 millones de dólares en un momento de "franca desaceleración" económica.

Morales sostuvo hoy que los incrementos son un homenaje a los trabajadores y pidió al empresariado privado comprender que es importante "reconocer" el esfuerzo de los obreros

"El sector privado tiene que entender que nuestro modelo, no solamente de nacionalización sino de buscar cierta igualdad entre hermanos bolivianos, ha tenido resultados importantes, por eso hay crecimiento económico", aseguró el gobernante.

Agregó que "una cosa es tomar decisiones" para hacer inversiones y planificar proyectos y otra "es poner el hombro para ejecutar esas obras, y quienes ponen el hombro son los obreros".

Tras el acto en el Palacio de Gobierno, Morales se trasladó a la ciudad de Santa Cruz (este), donde participó en una marcha organizada por la Central Obrera Departamental, entidad al mando del oficialista Rolando Borda.

Es la tercera vez que Morales marcha junto a los sindicatos de Santa Cruz, a los que ya acompañó el 1 de mayo en 2013 y 2016.

En un discurso pronunciado después de la marcha ante decenas de seguidores, el mandatario boliviano convocó "a todos los pueblos del mundo a combatir el capitalismo" y el "imperialismo", que son, a su juicio, "el peor enemigo de la humanidad.

"Quienes apoyan el capitalismo, apoyan la guerra y quienes apoyan la guerra, apoyan la cultura de la muerte. Quienes defendemos la vida (debemos) organizarnos y unirnos para derrotar al capitalismo en el mundo", manifestó.

El gobernante sostuvo que el 1 de mayo "es un día de sublevación para frenar la explotación de los trabajadores" y para la liberación de los pueblos del mundo", en el que se busca la "igualdad".

En otras capitales bolivianas también hubo marchas sindicales y en La Paz se movilizó la COB, aunque sin su máximo dirigente.

Desde 2006, Morales ha aprovechado el Día del Trabajo para hacer públicos los beneficios aprobados para los trabajadores y en los primeros años de su Gobierno también anunció nacionalizaciones.

Once años después de la nacionalización de los hidrocarburos, el mandatario resaltó que esa medida dio soberanía económica al país.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7