Ex general desmiente a Fujimori en juicio

LIMA (AP). Un ex general, que denunció la existencia de un escuadrón de la muerte en el ejército en 1993, desmintió el viernes al ex presidente Alberto Fujimori y dijo que éste nunca le ofreció garantías ni apoyo cuando se vio obligado a abandonar el país y buscar asilo en Argentina.

Fujimori había dicho en diciembre, cuando rindió su manifestación ante el tribunal que lo juzga por las matanzas del destacamento militar Colina, que ofreció al ex general Rodolfo Robles, "todas las garantías" para que permaneciera en Perú.

"Es falso", dijo Robles en audiencia pública en el segundo día que brinda su testimonio en el juicio al ex mandatario. "En ningún momento he recibido ninguna convocatoria, ninguna llamada, ninguna invitación" del ex presidente, agregó.

Robles fue la primera persona que afirmó que existía un escuadrón de la muerte conformado por militares, y que el grupo había secuestrado y asesinado a un profesor y a nueve estudiantes de la Universidad La Cantuta en julio de 1992.

Tras hacer su denuncia, Robles, quien entonces era el tercero en jerarquía en el ejército, buscó refugio en la embajada de los Estados Unidos, y luego se asiló en Argentina junto con toda su familia.

Robles recordó que afirmó en su denuncia, redactada en un manifiesto de ocho páginas, que un escuadrón de la muerte conformado por militares, actuaba bajo las órdenes del entonces jefe de facto del Servicio de Inteligencia Nacional, Vladimiro Montesinos, y del Comandante General del Ejército, Nicolás Hermoza.

Sin embargo, dijo, la única consecuencia de su revelación fue su destitución del ejército.

Posteriormente, en 1994, contó que dirigió una carta pública a Fujimori en la que cuestionaba su desinterés por esclarecer la denuncia y la matanza de La Cantuta.

"La historia consignará que tan atroz crimen y su cobarde encubrimiento se cometieron al amparo de vuestra presidencia", escribió Robles a Fujimori.

Fujimori enfrenta cargos por homicidio, secuestro y lesiones graves en relación con las matanzas de La Cantuta, y la de Barrios Altos, en 1991 en que 15 personas, incluido un niño de ocho años, fueron muertos a balazos por el grupo Colina.

La Fiscalía, que ha pedido 30 años de cárcel para Fujimori, sostiene que estuvo enterado y permitió las operaciones y crímenes de Colina, que operó entre 1991 y 1992 como parte de la lucha contra la subversión.

Desde el 10 de diciembre cuando comenzó el juicio, 17 ex miembros de Colina, entre suboficiales y técnicos del ejército, y varios ex jefes militares han declarado como testigos.

Los ex Colina que declararon en el juicio admitieron los crímenes perpetrados, excepto los jefes operativo y administrativo del grupo, Santiago Martin Rivas, y Carlos Pichilingüe, respectivamente.

Sin embargo, casi todos los militares que desempeñaron altos cargos en el ejército, han negado haber conocido u ordenado las operaciones de Colina.

En las próximas dos semanas se esperan testimonios clave como los de Hermoza y Montesinos, actualmente en prisión.

Más salvaje que nunca llega la 6ta temporada

¿Quieres comer en los mejores restaurantes?

Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes