Ex gobernador liberado: Uribe y FARC no quieren paz

VILLAVICENCIO, Colombia (AP). El ex gobernador Alan Jara, quien se reencontró hoy martes con su familia tras permanecer siete años cautivo de las FARC, guerrilla que lo entregó horas antes a una misión humanitaria, afirmó que ni el gobierno de Alvaro Uribe ni los rebeldes quieren la paz, sino que pareciera que promueven el conflicto.

Jara, en una rueda de prensa junto a su familia, dijo además que "las FARC no están acabadas para nada" y que mientras exista pobreza y temas como cultivos de drogas ilícitos en el país, habrá jóvenes que busquen las filas insurgentes como una vía para sobrevivir.

"Pareciera que al presidente Uribe le convenga la situación de guerra que se vive en el país y pareciera que a las FARC, y esta es la perversidad, le gusta que Uribe esté en el poder porque siempre (se) dan hechos en una u otra dirección (que) apuntan a lo mismo: a que el intercambio (de secuestrados por rebeldes en prisión) no avance, (tampoco) la posibilidad de un diálogo político" de paz, aseguró Jara.

De los rebeldes "no sé qué piensan, no los entiendo", agregó el ex gobernador, destacando que durante su largo cautiverio no habló con los jefes de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Aseguró que el temor que sentía en los primeros meses de secuestro de ser asesinado por la guerrilla después mutó al que sentía por morir en un bombardeo militar por los numerosos operativos que se realizan.

"La actitud del presidente no ha ayudado para nada a que se produzca el intercambio humanitario... no lo digo con resentimiento, ni con amargura por los años que tuve que pasar allá", consideró Jara.

"Lo siento de todo corazón que Uribe no hizo nada por la libertad de nosotros" los secuestrados, añadió.

Dijo que nunca entendió porqué fue secuestrado y que imaginó que quedaría libre en poco tiempo.

Jara arribó a Villavicencio, capital del departamento de Meta a unos 75 kilómetros al sur de Bogotá, en un helicóptero con la misión encabezada por la senadora Piedad Córdoba e integrantes del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

El ex rehén fue evacuado desde un punto no revelado del departamento de Guaviare, en el sur del país, donde más temprano había sido entregado por las FARC.

El ex gobernador, un ingeniero de 51 años, del sureño del departamento de Meta fue secuestrado en julio de 2001 cuando regresaba, en un vehículo de las Naciones Unidas, de inaugurar un puente cofinanciado por la gobernación y un programa del organismo internacional.

Jara descendió del helicóptero a las 14.13 horas (1913 GMT) y se abrazó con su esposa Claudia Rugeles y su único hijo Alan Felipe, de 15 años. Los tres se juntaron en un solo abrazo y lloraron.

El ex gobernador, en pantalones jeans, camisa a rayas, un poncho al cuello y un morral a la espalda, del que colgaba una olla.

Las FARC dicen tener aún en su poder al menos a una veintena de soldados y policías.

La guerrilla anunció en diciembre que liberarían a seis hombres, de los cuales cuatro quedaron libres el domingo, Jara en la jornada y se espera que el jueves la misión humanitaria de Córdoba busque a Sigifredo López, de 45 años, un ex diputado de la asamblea legislativa del departamento de Valle de Cauca, al suroeste colombiano, secuestrado en abril del 2002.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes