Ex guerrilleros salvadoreños en plena lucha política

SAN SALVADOR (AP). Los ex guerrilleros del Frente Martí para la Liberación Nacional (FMLN) dejaron las armas de lado y entraron de lleno al juego político electoral, pero sus detractores los vinculan al comunismo, la violencia y el terrorismo.

Al firmar los Acuerdos de Paz que pusieron fin a 12 años de guerra civil y convertirse en un partido político, el FMLN vivió viscerales pugnas internas que amenazaron su estabilidad, aunque lograron superarlas y convertirse en la principal fuerza política de oposición.

Después de varios años de forcejeos sobre la apertura del partido, presentaron la candidatura del ex periodista Mauricio Funes, una cara fresca que no lleva sobre sus hombros los horrores del conflicto armado (1980-1992). Con él llegaron empresarios, líderes políticos conservadores y hasta militares, todos cobijados por la bandera roja del Frente.

Funes se convirtió en un fenómeno político y desde su proclamación en noviembre del 2007 se mantiene al frente de todas las encuestas, con oportunidades reales de que el FMLN llegue al poder.

"Es un cambio fundamental que no viene de ahora, viene de un par de años atrás. Es el viraje más importante del FMLN en toda su historia", aseguró el diputado izquierdista Roberto Lorenzana.

La ex legisladora Ileana Rogel, que entró en conflicto con la dirigencia por exigir la apertura del partido, afirmó que "el FMLN ha tenido que responder a la expectativa de la población, ha dado un paso para abrir las puertas para que entre Mauricio Funes, ha dado muestras de humildad en ese sentido".

"Yo mantengo las diferencias con la cúpula del partido, no me cuesta decirlo, pero creo que hoy por hoy esta es la única opción que tenemos y estoy apoyando este esfuerzo", agregó Rogel que tras salir del FMLN fundó el Frente Democrático Revolucionario.

Pero la derecha no cree en la supuesta apertura de los ex guerrilleros e insiste que el Frente es comunista, que en sus filas hay pandilleros, secuestradores y asesinos, que siguen vinculados al terrorismo, que son amigos de la narcoguerrilla colombiana y piensan entregar el país al presidente venezolano Hugo Chávez.

"Yo no entregó El Salvador" es el lema central de un mensaje de la Cruzada Pro Paz y Trabajo, un grupo de la derecha más radical que surgió tras el golpe de Estado en 1979.

Pero para Dagoberto Gutiérrez, catedrático de la Universidad Luterana de El Salvador, "en el FMLN no hay comunistas, hoy no hay partidos comunistas, eso se disolvió cuando terminó la guerra, esa es una de las figuras más angustiosas de la derecha de este país".

"Ellos (Arena) siguen viendo comunistas en todos los opositores, así como en los años 60, si alguien es opositor es comunista y si es comunista es opositor", agregó.

Sin embargo Alvaro Artiga, director de maestría en ciencias políticas de la Universidad Católica José Simeón Cañas, sostiene que, "el FMLN nació con un planteamiento ideológico revolucionario que busca el socialismo y allí vemos que en esta campaña tiene esos problemas, que le siguen vinculando a eso".

"Salvo que haya un cambio generacional dentro del partido y lleguen líderes que no se identifican con la revolución socialista, yo creo que el FMLN seguirá siendo un partido vinculado al socialismo", advirtió.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes