Ex presidente Caldera, enterrado sin honores oficiales

CARACAS ( AP). Cientos de venezolanos dieron el sábado el último adiós al ex presidente Rafael Caldera quien fue enterrado sin honores oficiales en un cementerio del este de la capital.

Con un modesto acto fúnebre, que se efectuó en una pequeña iglesia capitalina, fue despedido por sus familiares, amigos y cientos de seguidores el ex presidente Caldera, quien gobernó el país en dos oportunidades y es considerado como uno de los fundadores de la democracia venezolana.

Por decisión de sus hijos, Caldera no tuvo honores de Estado, ni recibió ningún reconocimiento de parte del gobierno del presidente Hugo Chávez, a quien criticó hasta sus últimos días.

Al momento de su entierro, en un cementerio del este de la ciudad, Caldera sólo tuvo como honor el canto de himno nacional que fue entonado por un coro de niños.

Entre los asistentes a los actos del sepelio estuvo el ex presidente colombiano, Andrés Pastrana, quien en breves declaraciones a la prensa resaltó las condiciones de Caldera como "gran integracionista" y "amigo de Colombia" .

La misa de cuerpo presente fue encabeza por el cardenal Jorge Urosa Savino quien comunicó a los familiares y asistentes las condolencias del Papa Benedicto XVI.

Al referirse al ex mandatario, Urosa Savino afirmó que dejó un " legado de una honestidad a toda prueba, de un talante democrático de acero, y de una actitud tolerante, dialogante y respetuosa para con todos, especialmente con sus adversarios políticos".

" Venezuela difícilmente podrá recuperarse de esta pérdida", dijo compungida, Amanda de Escalante, una colaboradora del ex mandatario de 82 años, al salir de la misa.

" Perdimos lo mejor que teníamos", comentó con lagrimas en los ojos Salvador Feijo, de 63 años, quien fue mesonero de Caldera en la casa presidencial durante su primer mandato entre 1969-1974.

Caldera, de 93 años, murió la madrugada del 24 de diciembre tras un largo padecimiento de la enfermedad de Parkinson.

Al inicio de su segundo mandato, que se desarrolló entre 1994-1999, Caldera otorgó el perdón presidencial a Chávez, quien estaba detenido desde 1992 tras encabezar un fallido golpe militar contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez.

Esa decisión le abrió el camino al teniente coronel retirado Chávez para iniciar su carrera a la presidencia de Venezuela, cargo que logró al ganar las elecciones de diciembre de 1998.

Chávez recibió la presidencia de manos de Caldera en febrero de 1999.

Hasta sus últimos días, el ex mandatario mantuvo una postura crítica contra Chávez, y así lo reflejó en su carta de despedida al país que difundieron el sábado algunos diarios locales.

"Quiero que Venezuela pueda vivir en libertad, con una democracia verdadera donde se respeten los derechos humanos, donde la justicia social sea camino de progreso. Sobre todo, donde podamos vivir en paz, sin antagonismos que rompan la concordia entre hermanos", afirmó Caldera al despedirse de los venezolanos.

Al ex presidente le sobreviven su esposa Alicia Pietri y sus seis hijos Mireya, Rafael Tomás, Juan José, Alicia Helena, Cecilia y Andrés.

Caldera fue uno de los fundadores del partido venezolano socialcristiano COPEI, y el último sobreviviente de la generación que construyó la democracia venezolana en los años cincuenta.

Caldera, nacido el 24 de enero de 1916 en la ciudad centro occidental de San Felipe, estado Yaracuy, intentó siete veces llegar a la presidencia. Fue estadista, político, jurista, sociólogo, profesor universitario y ensayista.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes