Ex rehenes colombianos crean grupo en busca de apoyo

BOGOTA (AP). Algunos están desempleados, otros bajo tratamiento siquiátrico, y decidieron unir sus fuerzas y el martes presentaron su grupo no gubernamental llamado "Cadenas de Libertad", que reúne a militares y policías retirados que fueron rehenes de las FARC.

El grupo de 11 ex rehenes -- dos policías y nueve militares-- todos ya retirados de la fuerza pública, presentaron su grupo en un acto público en la Plaza de Bolívar en el centro de la ciudad y explicaron que sólo desean convocar a otros de sus ex compañeros de cautiverio a unírseles para juntos tener mejores opciones de trabajo y atención médica, por ejemplo.

La idea nació entre varios de los ex retenidos que se conocen desde sus tiempos en las filas castrenses y juntos fueron capturados por las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), tras un ataque a un puesto antidrogas con unidades militares y policiales en agosto de 1998 en Miraflores, una localidad del sur del país.

La mayoría de esos militares y policías fue liberada por las FARC entre junio y julio del 2001, pero aún quedan retenidos al menos cuatro policías capturados en Miraflores, así como de otros ataques rebeldes.

Sólo en 2001 las FARC liberaron unilateralmente a más de 240 uniformados, militares y policías, capturados en distintas tomas por todo el país en los años 90.

El nuevo grupo, cuyo lema es "por una vida más digna" se conformó legalmente hace 20 días y tiene sede en una casa en Bosa, una barriada del sur de la ciudad, donde reside uno de los ex cautivos, explicó a los periodistas Adriana Bello, una abogada que presta asesoramiento y es directiva del nuevo grupo.

Bello y algunos de los miembros de la nueva organización explicaron que la idea es buscar apoyo financiero nacional e internacional, público o privado, para proyectos como tener una finca de reposo, en que algunos de los ex cautivos reciban atención siquiátrica especializada, así como crear una microempresa que produzca camisetas para la venta.

"El principal proyecto sería sacar adelante una microempresa (para fabricar las camisas), sería nuestra primera hija", dijo a los reporteros John Díaz, un ex soldado de 31 años, que por casi tres años fue cautivo de las FARC tras el ataque al puesto de Miraflores.

Díaz, como algunos de sus ex compañeros, se ha visto obligado a recibir atención siquiátrica debido a que después de su liberación en 2001 sufrió ataques depresivos que incluso lo llevaron a estar recluido un mes en la clínica Santo Tomás, en las afueras de Bogotá, especializada en enfermedades mentales, en septiembre del 2006. Ahora trabaja a destajo en una pequeña microempresa en Bogotá, propiedad de un pariente suyo, que hace avisos plásticos de publicidad para comercios.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes