Exclusiva AP: al-Qaida en Yemen se adapta para escapar de EU

ETIQUETAS

WASHINGTON (AP). En la Nochebuena del 2009, los agentes de inteligencia vigilaban ansiosamente a decenas de miembros de al-Qaida que acudían a una reunión en el sur de Yemen. Estados Unidos y Yemen habían intensificado sus ataques aéreos y allanamientos la semana anterior, y al-Qaida se reagrupaba en un solo lugar para determinar cómo responder.

Con sentido de la oportunidad y un poco de suerte, Estados Unidos pensaba liquidar a los jefes del grupo con un solo golpe.

El ataque con misiles en la madrugada mató a decenas de supuestos terroristas, pero no alcanzó a Nasser al-Wahishi, el jefe de al-Qaida en ese país, como tampoco a su lugarteniente Saíd Al-Shihri ni al clérigo radicalizado nacido en Estados Unidos Anwar al-Awlaki.

El golpe les había pasado cerca, y a los terroristas no se les pasó por alto.

Sus correos electrónicos habían sido interceptados. Sus conversaciones por teléfonos celulares ya no eran seguras. Esto hasta entonces no había sido una preocupación mayor para los afiliados de al-Qaida en un país tercermundista con escasas capacidades de espionaje.

De pronto, al-Qaida en la Península Arábiga debía medirse con la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense y los aviones no tripulados Predator que pueden interceptar conversaciones telefónicas.

Pero se adaptó.

Pasaron a la clandestinidad soportando una campaña de bombardeos estadounidenses durante un mes. Se convirtieron en una organización más disciplinada y profesional. Abandonaron los teléfonos celulares para favorecer los receptores-transmisores y los nombres en clave. Transmitieron las informaciones por intermediarios. Si alguien necesitaba enviar un correo electrónico, éste era codificado con sistemas avanzados.

Esos cambios dejaron a al-Qaida en buena posición para medrar en medio de la conmoción en Yemen. El presidente yemení Alí Abdalá Salé es un importante aliado de Estados Unidos, pero enfrenta violentas protestas que reclaman su destitución. El conflicto ha puesto a la CIA y a las operaciones militares antiterroristas en un compás de espera, dijeron funcionarios, lo que provoca temores de que el grupo terrorista cada vez más sofisticado se afiance más.

Funcionarios y ex funcionarios estadounidenses describieron las respuestas a los ataques aéreos estadounidenses con la condición del anonimato por no estar autorizados a debatir actividades operativas. The Associated Press se reserva algunos detalles sobre el enfrentamiento entre al-Qaida y la CIA para no obstaculizar las operaciones.

La habilidad del grupo para responder rápidamente y aprovechar la situación tiene precedente. La filial yemení de al-Qaida ha demostrado reiteradamente ser un adversario ingenioso, capaz de adelantase a los embates de las bien financiadas agencias de espionaje estadounidenses. Desde el ataque que casi hundió el buque Cole de la armada estadounidense en el 2000 en el puerto yemení de Adén, el grupo ha demostrado que sus capacidades operativas no son estáticas.

"Paradójicamente, al-Qaida en la Península Arábiga ha demostrado ser mejor que Yemen o Estados Unidos para aprender", comentó Edmund Hull, autor del libro de próxima aparición "High-Value Target: Countering al Qaeda in Yemen" (Objetivo valioso: contrarrestando a al-Qaida en Yemen). Hull, embajador en Yemen del 2001 al 2004, dijo que el grupo "ha aprendido consecuentemente de sus errores y se ha adaptado".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes