Exconsejeros de Puigdemont niegan la violencia para conseguir independencia

Los políticos independentistas Jordi Turrull y Raül Romeva, exconsejeros del Gobierno regional de Cataluña, dijeron este martes que en el proceso para conseguir la secesión de esa comunidad autónoma española no hubo violencia y que se trataba de acatar el mandato popular.

Ambos declararon hoy en una nueva sesión del juicio a los 12 líderes independentistas en el Tribunal Supremo, un proceso histórico en España, y coincidieron en subrayar el carácter "pacifista" de los hechos que se juzgan.

Turull, exconsejero de Presidencia de Carles Puigdemont, huido de la Justicia española en Bélgica, reconoció que decidió ignorar las advertencias del Tribunal Constitucional que declaró ilegal la celebración de un referéndum independentista el 1 de octubre de 2017.

Romeva, exconsejero de Exteriores del Gobierno regional catalán, dijo por su parte que la violencia no solo no era "deseable" para alcanzar la independencia de Cataluña sino una opción "francamente poco inteligente", mientras que Turull consideró que optar por una estrategia violenta sería una "operación fracaso".

También compartieron visión sobre la ilegal Declaración Unilateral de Independencia, aprobada por el Parlamento regional catalán, ambos definieron como una "declaración política", o más bien una "expresión de voluntad política" que encajaba con el "sentir mayoritario del pueblo catalán".

Turull, que como Romeva se enfrenta a una petición fiscal de 16 años de cárcel por rebelión agravada con malversación, defendió que el Gobierno autonómico intentó "hasta el último minuto" que el referéndum "fuera pactado" con el Ejecutivo español.

En relación a la malversación, clave en sus acusaciones por ser titulares de consejerías que gastaron gran parte del supuesto dinero desviado al referéndum, Turull negó que se gastase "ni un euro". 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes