Exdiputado colombiano ante la Justicia por urdir secuestro

Bogotá, ( EFE). El caso de Sigifredo López, el único de los doce diputados regionales colombianos secuestrados por las FARC en 2002 que no fue asesinado y el cual fue detenido este miércoles como sospechoso de haber urdido el secuestro, tiene a los colombianos entre la sorpresa, la incredulidad y la indignación.

López, que fue detenido en Cali y se encuentra ya en la sede de la Fiscalía de Bogotá a la espera de ser llamado a declarar, fue liberado por la guerrilla en 2009, a diferencia de sus once compañeros del legislativo regional del Valle del Cauca, cuyos cuerpos sin vida fueron encontrados en 2007.

Además, en el momento del secuestro, perpetrado con engaño por guerrilleros vestidos como militares, murió un vigilante de la Asamblea Legislativa, con sede en Cali.

El portavoz de la Fiscalía General de Colombia, Omar Alberto Jaimes, dijo a Efe que el fiscal de Derechos Humanos encargado del caso puede llamar a indagatoria al político de 45 años en las próximas horas o mañana, viernes.

El exdiputado y exrehén podrá entonces explicar su versión de los hechos que se remontan a 2002 y así rebatir los indicios de la Fiscalía, que estudia una acusación por los delitos de perfidia, rebelión y homicidio agravado.

Los familiares de los once diputados asesinados han pedido a la Justicia colombiana que esclarezcan si López tuvo algo que ver con el secuestro masivo además de ser su víctima y además aclaren cómo fue la muerte de sus seres queridos.

No obstante, algunos se mostraron seguros de la inocencia de López. Gaby Sánchez, viuda del diputado Carlos Charry, dijo a El País de Cali: "la noticia me dejó sin palabras, pero no creo en la acusación que se le hace. Si lo capturaron debe haber una razón, pero creo en su inocencia".

La Cruz Roja exhumó el 18 de junio de 2007 de una fosa común en Nariño (suroeste del país) los cuerpos de los once legisladores regionales pero las FARC no reportaron sus muertes hasta cinco días después, y las achacaron a bajas en combates con una fuerza armada no identificada.

Sin embargo, los forenses determinaron que esos fallecimientos fueron causados por disparos hechos por la espalda y a poca distancia, mientras la investigación oficial explicó que se trató de un enfrentamiento entre guerrilleros.

Según medios locales, la Fiscalía basa su decisión de detener e indagar a López en interceptaciones telefónicas y documentos hallados en equipos de jefes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) capturados o muertos en operativos militares.

Caracol Radio aseguró que hay pruebas como unas conversaciones telefónicas interceptadas el año pasado en las que López habla de su implicación en los hechos.

Por su parte, la emisora La FM aseguró haber accedido a un vídeo hallado en la computadora de "Alfonso Cano", el jefe máximo de las FARC muerto en un bombardeo en 2011, en el que sale un hombre a contraluz que no se distingue pero que de acuerdo a ese medio tiene la voz de López.

Durante 42 minutos, el hombre explica con detalle la estructura del edificio de la Asamblea del Valle del Cauca, cuánto se tardaba en salir de la sala de reuniones, quiénes eran sus compañeros y qué días estaba previsto que hubiera mayor concurrencia.

Además, se refiere a la seguridad "muy baja y vulnerable" del edificio, agrega que sólo hay uno o dos celadores y algunos miembros de la Policía Nacional, y precisa dónde están algunas cámaras de seguridad.

Aparte de ese vídeo, hay, según los medios, declaraciones del guerrillero desmovilizado Reinaldo Valencia, alias "Cabezón", quien le contó a la Fiscalía que el político ahora detenido participó con las FARC en la preparación del secuestro de sus compañeros y el suyo propio, aunque este informante luego se desdijo.

El secuestro de los doce diputados, incluido López, es recordado por sus tintes cinematográficos, pues los guerrilleros irrumpieron en plena jornada de sesiones en la Asamblea vestidos de militares, evacuaron el edificio con el engaño de que se trataba de un operativo antiterrorista y se los llevaron a la selva en un autobús.

Al cabo de más de seis años de secuestro, el 6 de febrero de 2009 López fue entregado unilateralmente por la guerrilla a una comisión humanitaria formada por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la exsenadora Piedad Córdoba.

Una vez en libertad, López contó que cuando mataron a sus compañeros él había sido castigado en otro campamento por ser "muy rebotado" (insubordinado) y que al final las FARC le admitieron que los once murieron en "fuego cruzado" con otro grupo armado.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes