Exdirectivos de Impregilo testificarán por la supuesta extorsión de Panamá

El Tribunal de Nápoles celebra mañana otra audiencia sobre el caso de presunta extorsión por parte de autoridades de Panamá a la compañía italiana Impregilo, en la que están llamados a testificar los exdirectivos Massimo Ponzellini y Adalberto Rubegni.

Ambos tendrán que declarar en la Sexta Sección A Penal del tribunal napolitano, delante del Colegio de Jueces presidido por la magistrada Giovanna Ceppaluni, que instruye este caso de presunta corrupción internacional cuyo único acusado es Valter Lavitola.

La fiscalía, representada por el procurador Vincenzo Piscitelli, acusa a Lavitola de presionar a Impregilo para que construyera el hospital pediátrico de Veraguas (centro de Panamá) que el exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi prometió en un viaje oficial al istmo en 2010 y que nunca llegó a construirse.

Según la acusación, Lavitola presionó a Impregilo para que realizara dicho hospital a cambio de futuras adjudicaciones en Panamá.

Por esta razón, durante las audiencias que se han ido celebrando desde que comenzara el proceso el pasado 8 de abril, diversos testigos han señalado que Lavitola actuaba motivado por altos funcionarios del Estado panameño, entre ellos el hoy presidente saliente, Ricardo Martinelli.

Ponzellini y Rubegni son exdirector y exconsejero delegado de Impregilo, respectivamente, sociedad que hoy ejecuta las obras de ampliación del Canal de Panamá englobando el consorcio Grupo Unidos por el Canal, junto con la española Sacyr Vallermoso, entre otras.

La fiscalía preguntará a ambos sobre sus encuentros con Lavitola en el país centroamericano o sobre la relación del imputado con Berlusconi o Martinelli, entre otros asuntos.

En la última audiencia, celebrada el pasado jueves, se presentaron dos funcionarios de la Fiscalía panameña, Greta Marchosky y Ramsés Barrera, para seguir el caso.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7