Expanden capacidad de enorme yacimiento petrolífero saudí

YACIMIENTO PETROLIFERO KHURAIS, Arabia Saudí (AP). Este enorme yacimiento petrolífero rodeado por las arenas del vasto desierto oriental de Arabia Saudí parece aislado en el medio de la nada.

Pero lo que suceda el año próximo en Khurais, uno de los últimos grandes yacimientos saudíes sin explotar a fondo, podría determinar lo que los automovilistas pagarán por su gasolina en un futuro próximo.

En Khurais y en otros dos yacimientos cercanos más pequeños se lleva a cabo lo que Arabia Saudí describe como la mayor expansión individual de capacidad de producción petrolera en la historia.

Mientras los consumidores trepidan por los precios récord de la gasolina y Estados Unidos presiona a los saudíes para que produzcan más petróleo, este tramo de arena a 160 kilómetros (100 millas) al oeste de la capital Riad se ha convertido en uno de los lugares más importantes para la economía mundial.

La empresa petrolera estatal saudí, Aramco, gasta 10.000 millones de dólares para construir la infraestructura que permita bombear 1,2 millón de barriles de petróleo diarios para junio en Khuarais y los otros dos yacimientos. Esto solo sería superior a toda la producción individual de miembros de la OPEP como Katar, Indonesia y Ecuador.

El proyecto forma parte del plan saudí de aumentar el total de petróleo que puede producir a 12,5 millones de barriles diarios para fines del 2009, en comparación con los 11 millones actuales.

Las naciones consumidoras han presionado a Arabia Saudí para que aumente su capacidad de producción todavía más y también para que extraiga más crudo inmediatamente a fin de aliviar los precios del barril de petróleo que rondan los 140 dólares. Dicen que la producción petrolera no se ha mantenido al ritmo de la mayor demanda, especialmente de China, India y el Oriente Medio.

Arabia Saudí planea producir 9,7 millones de barriles diarios, o sea el 11% de la producción mundial, en julio. El reino se ha resistido a los llamamientos para que aumente su producción y dice que los especuladores financieros y el dólar declinante son los culpables de los precios elevados del petróleo y no la escasez del suministro.

Estos desacuerdos fueron ventilados el 22 de junio en una infrecuente reunión de países productores y consumidores organizada por los saudíes. Al final, Arabia Saudí dijo que podía aumentar su capacidad de producción petrolera a 15 millones de barriles diarios de ser necesario en los próximos años. Pero no dio ninguna indicación de que considerara necesario un aumento inmediato de producción.

Las presiones políticas sobre la producción empañan la magnitud del desafío que enfrenta Arabia Saudí con el desarrollo de yacimientos enormes como Khurais.

"Eso es lo que la gente no aprecia", dijo Manouchehr Takin, experto petrolero en el Centro de Estudios sobre Energía Global, con sede en Londres. "Son proyectos mayores y la gente no se da cuenta de que no son nada fáciles".

Los saudíes calculan que Khurais y los yacimientos cercanos de Abu Jifan y Mazalij contienen un total de 27.000 millones de barriles de petróleo encerrados en roca sólida a 1.525 metros (5000 pies) de profundidad bajo el desierto.

Arabia Saudí tiene experiencia en la explotación de yacimientos gigantescos. El de Ghawar, con unos 70.000 millones de barriles de reservas restantes, es el más grande del mundo. Pero los expertos dicen que Khurais, que fue descubierto en 1957, es geológicamente más difícil de explotar.

Aramco está empleando cientos de trabajadores mayormente del sur de Asia para construir una enorme instalación de procesamiento en el lugar. Más de 150 pozos bombearán el crudo a la superficie, donde serán separados el agua del gas. El petróleo se llevará desde allí hasta el Mar Rojo por el oleoducto este-oeste.

Los trabajadores también están construyendo un vasto sistema de inyección de agua marina para extraer más de 2 millones de barriles de agua por día del Golfo a 120 pozos. Eso mantendrá la presión subterránea necesaria para empujar el petróleo a la superficie.

Directivos de Aramco dicen que, además de los desafíos geológicos, enfrentan la dificultad de hallar la cantidad suficiente de trabajadores calificados y de equipos. El proyecto usará 145.000 toneladas de acero.

Cuando esté completada, la planta de procesamiento estará protegida por dos cercas, barreras de protección, cámaras de seguridad y soldados, dice Aramco. Al-Qaida ha instado a atacar las instalaciones petroleras saudíes.

Los directivos de Aramco insisten en que, pese a todo, el proyecto Khurais estará listo para producir 1,2 millón de barriles diarios para junio del 2009.

Pero la escasez de equipos y trabajadores ha demorado la producción en otro yacimiento, Khursaniyah, que originalmente debía extraer 500.000 barriles diarios para fines del 2007. Las autoridades de Aramco dicen ahora que ese proyecto funcionará en agosto.

También está en etapa de planificación el desarrollo del yacimiento de Manifa, en las costas del Golfo, y que es el único otro campo petrolero saudí todavía no desarrollado.

Si todo sale según lo previsto, Aramco pronostica más de 50.000 millones de barriles de reservas frescas de los gigantescos yacimientos para el 2011. Esa cantidad sola daría al reino la novena mayor reserva petrolera del mundo, aparte de sus reservas existentes.

Analistas extranjeros calculan las reservas totales de Arabia Saudí en 260.000 millones de barriles. Pero el reino se niega a suministrar datos detallados.

Amin Nasser, vicepresidente ejecutivo de producción y exploración de Aramco, admite que la compañía a veces enfrenta críticas por ese hermetismo. "Tenemos una tradición de dejar que nuestras acciones y logros hablen de por sí", explicó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes