Expertos: Decisión de OEA sobre Cuba favorece a EU

WASHINGTON (AP). Con su apoyo a la decisión de la OEA de poner fin a casi medio siglo de suspensión de Cuba, el gobierno del presidente Barack Obama ha ganado prestigio en la región, de acuerdo con varios especialistas.

Sin embargo, la decisión de la Organización de Estados Americanoses de escasa ayuda para los intentos de Obama de iniciar conversaciones con La Habana y promover reformas en la isla comunista porque Cuba no ha dado indicios de desear regresar a la organización.

Adicionalmente, las perspectivas de mejorar los vínculos entre los dos países acaso sufrieron un revés el viernes, cuando un ex analista de inteligencia del Departamento de Estado fue detenido y acusado de espiar para Cuba durante más de 30 años.

Legisladores de derecha han atacado al gobierno por aceptar el consenso en la OEA y muchos de esos críticos probablemente usarán el caso de espionaje como argumento contra la mejora de las relaciones.

Con todo, los especialistas en asuntos regionales creen que la posición de Washington en la reciente asamblea de cancilleres de la OEA no indica un verdadero cambio de política.

Al aceptar la derogación de la suspensión de 1962 y a la vez convencer a las naciones latinoamericanas de que el regreso de Cuba debe depender de las reformas democráticas, Washington dio la impresión de hacer concesiones.

En realidad, la decisión estadounidense garantizó que no habrá cambios a corto plazo en la situación de Cuba en la OEA, dijeron los expertos.

"Imagino que Estados Unidos lo aceptó pensando que los cubanos no cumplirían las condiciones", dijo Sydney Weintraub, analista de asuntos latinoamericanos en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington.

La maniobra mejoraría las posibilidades de Obama de establecer relaciones con líderes de izquierda e izquierdizantes el hemisferio. El hecho de ceder a los reclamos de levantar la suspensión será bien visto en América Latina, donde los líderes detestan la arrogancia de Washington y su aislamiento de La Habana.

Por otra parte, tal vez salvó la credibilidad de la OEA, que estaba en peligro de dividirse sobre Cuba.

"Fue la decisión correcta desde el punto de vista tanto de la OEA como de Estados Unidos", dijo Mauricio Cárdenas, director de Iniciativa Latinoamericana en el centro de estudios Brookings Institution.

Mantener a Cuba fuera de la OEA por medio de una decisión de la Guerra Fría "no era sostenible" porque La Habana ya no exportaba la revolución marxista, dijo.

"Esto demuestra que Estados Unidos quiere otra relación con América Latina, no mediante la imposición de sus puntos de vista", precisó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes