Expertos en energía atómica analizan zona de desastre en Japón

TOKIO (AP). Expertos de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA, por sus siglas en inglés) llegaron el domingo a la ciudad de Fukushima, en Japón, para observar el esfuerzo masivo que se realiza con el objetivo de evitar la contaminación en ese lugar luego del peor desastre nuclear en el mundo desde Chernóbil.

Médicos locales iniciaron un estudio a largo plazo con niños que presentan anormalidades en la glándula tiroides, un problema asociado con la exposición a radiaciones. Las autoridades esperan realizar pruebas a cerca de 360.000 personas que tenían menos de 18 años cuando inició la crisis nuclear en marzo y luego se les dará seguimiento por el resto de sus vidas.

El grupo de 12 miembros de AIEA llegó el domingo, con la misión de visitar las granjas, escuelas y las oficinas gubernamentales en la prefectura de Fukushima en el nororiente de la isla.

Esta es la segunda misión importante de la AIEA en Japón desde que empezó la crisis nuclear.

Casi 20.000 personas murieron cuando el terremoto y un subsecuente tsunami azotaron Japón el 11 de marzo. El desastre dañó severamente la planta nuclear de Fukushima. Los funcionarios dijeron que la planta se encuentra relativamente estable pero decenas de miles de personas aún no pueden volver a sus hogares debido a la contaminación radiactiva.

Hasta ahora, nadie ha muerto a consecuencia de la radiación que se fugó durante la crisis nuclear, pero aún hay mucha preocupación sobre la manera en que la contaminación restante podría poner en riesgo la seguridad de los niños de Fukushima.

El programa de estudios de tiroides busca aliviar esos temores y crear una base de datos que podría ayudar a afrontar futuros desastres.

El domingo, primer día de funcionamiento del programa, se analizaron los casos de más de un centenar de niños, cuyas glándulas tiroides son más susceptibles al yodo radiactivo que las de los adultos.

Los resultados no fueron divulgados, pero las autoridades indicaron que si se descubre alguna anormalidad, a los menores _que serán sometidos a pruebas cada dos años hasta que cumplan 20 y a partir de entonces cada cinco años_ se les brindará un cuidado más completo.

Más de 6.000 casos de cáncer tiroidal fueron detectados en niños o adolescentes que estuvieron expuestos a altos niveles de radiación durante el período inmediatamente posterior al desastre nuclear de Chernóbil en 1986.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes