Explosión trágica en Kenia destapa pobreza

MOLO, Kenia (AP). Cuando se corrió la voz de que un camión cisterna había volcado y derramaba gasolina que podría recogerse, pareció que muchas personas de la empobrecida zona recibían una pequeña bendición, un regalo de una vida que nunca da nada gratis.

Centenares de personas tomaron garrafas de plástico y se dirigieron al lugar del vuelco a un lado de la carretera en Molo. Algunos para bombear el combustible, incluidos niños, y otros sólo para curiosear. Pero al contacto con un cigarrillo encendido, la gasolina convirtió el sitio en un infierno que mató al menos 120 personas el sábado.

"No podemos pensar en el peligro", aseguró James Kibiwott, de 35 años, que escapó de las llamas con las piernas quemadas. "Nuestras vidas aquí, recogemos lo que es arrojado a la carretera. Si el dinero no fuera un problema, por supuesto que no habríamos corrido para allá".

La explosión, uno de los accidentes más cruentos en Kenia, puso al descubierto la pobreza que atenaza a este país del oriente africano.

"Esto es pobreza, esto es desesperación", enfatizó George Ogendi, el responsable interino de atención médica en el hospital de Molo. El sanatorio no tuvo la capacidad suficiente para responder a la crisis y debió transferir pacientes a las unidades de quemados en la localidad cercana de Nakuru, o llevarlos en avión a la capital Nairobi.

En la carretera del percance yacían aún el martes vehículos chamuscados y restos de ropa quemada junto al armazón del camión cisterna, tres días después de la tragedia. El primer ministro Raila Odinga ha dicho que un cigarrillo es la posible causa de la explosión, aunque la policía afirma que sigue investigando.

Bernard Terer, de 16 años, estaba en la escuela cuando varios estudiantes se juntaron frente a un televisor entre versiones de que hubo una explosión y un incendio en una parte boscosa. También que había personas en llamas.

Terer llamó por teléfono para hablar con su padre en casa, cerca de Molo.

"Me dijo que me fuera a la casa y que llegando me diría lo que pasó", recordó Terer. "Pero le dije _'No, dime ya'. Y me dijo que mi madre estaba recogiendo combustible. Que murió".

Terer _cuya madre, Jane, estaba sin empleo_ agregó que posiblemente su madre estaba recogiendo gasolina para revenderla y obtener dinero. Como muchas familias de la zona, que en su mayoría no tienen vehículos y viven con ingresos ínfimos, no tenía en qué utilizar el combustible.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes