Explosiones destruyen dos estaciones del País Vasco

MADRID (AFP). Una explosión y un ataque con cócteles molotov causaron "daños materiales pero no heridos" la noche del viernes al sábado en las estaciones de Euskotren de Bérriz y Amorebieta, respectivamente, indicó el Departamento de Interior del Gobierno autónomo vasco.

Primero, "ha habido una explosión a las doce y media (22H30 GMT) en la estación de Euskotren (tren vasco de vía estrecha entre Bilbao y la frontera francesa pasando por San Sebastián, ndlr) de Bérriz. Los daños materiales son importantes pero no hay heridos", indicó a la AFP un portavoz del Departamento vasco de Interior.

"Agentes han ido hasta allí para determinar si se trata de un acto de 'kale borroka' o de un atentado", agregó, y precisó que la explosión no estuvo precedida de ningún aviso, como suele proceder la organización clandestina vasca ETA.

Más tarde, a las 02H30 (00H30 GMT), la estación de la misma línea de ferrocarril de la vecina Amorebieta fue atacada con dos cócteles molotov sin que se produjeran heridos, agregó el portavoz.

La fachada sufrió daños, sobre todo "las cabinas de cancelación de billetes y las máquinas expendedoras", precisó.

Los municipios de Bérriz y Amorebieta se encuentran al este de Bilbao, cerca de la autopista entre Bilbao y San Sebastián.

Las estaciones han sido atacadas el mismo día que el presidente del Gobierno Vasco, el nacionalista Juan José Ibarretxe, quería organizar una consulta popular en la comunidad autónoma sobre el derecho de los vascos a la autodeterminación. La consulta fue declarada ilegal por el Tribunal Constitucional español.

Los actos de violencia callejera, "kale borroka" en vasco, son frecuentes en el País Vasco y se atribuyen a jóvenes independentistas radicales que la justicia española considera "grupos de apoyo" a ETA y su "cantera".

Inscrita en la lista de organizaciones terroristas elaborada por la Unión Europea y Estados Unidos, ETA es responsables de 824 muertos en 40 años de acción violenta para obtener la independencia del País Vasco.

La organización armada reanudó su campaña de atentados después de la ruptura de su última tregua, en junio de 2007, y desde entonces ha matado a cinco personas: tres guardias civiles, un militar y un ex electo socialista vasco.

El último atentado atribuido a ETA se produjo el 4 de octubre, cuando una bomba estalló durante la noche en los juzgados de la ciudad guipuzcoana de Tolosa. Esta explosión estuvo precedida de una llamada telefónica anónima en nombre de la organización ilegal.

Los incidentes de este sábado se producen también unas horas después de la decisión del juez Baltasar Garzón, de la Audiencia Nacional, de procesar a 24 personas sospechosas de vinculación con una red de extorsión y pagos a ETA.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes