Exprimera dama de Honduras en primera audiencia judicial por corrupción

La exprimera dama hondureña Rosa Elena Bonilla de Lobo compareció este viernes a su primera audiencia ante la justicia, acusada por corrupción durante su gestión administrativa 2010-2014, informaron fuentes judiciales.

"Está empezando la audiencia inicial donde las partes están aportando una parte mínima de las pruebas", dijo a una gran cantidad de periodistas en la entrada el tribunal el portavoz de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Melvin Duarte.

Al juzgado se presentó el expresidente Porfirio Lobo, quien declaró que llegaba "a acompañarla como esposo" y a "ver qué pasa" después de la comparecencia ante la juez.

Bonilla, de 51 años, fue trasladada en medio de un fuerte despliegue de seguridad desde la Penitenciaría Nacional de Mujeres, 10 km al norte de la capital, donde ha estado recluida durante los últimos dos días.

El miércoles, la exprimera dama fue arrestada en su lujosa residencia que comparte con el expresidente en la zona de El Chimbo, 5 km al este de la capital, acusada de los delitos de "malversación de caudales públicos, lavado de activos y asociación ilícita".

Los tres delitos imputados por desvío de fondos de una cuenta del despacho de la primera dama a sus cuentas personales se castigan con al menos 41 años de prisión.

Los delitos fueron descubiertos en una investigación conjunta entre fiscales del Ministerio Público y de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y Impunidad en Honduras (MACCIH), un organismo creado por la Organización de Estados Americanos (OEA) en abril del 2016.

Los fiscales estimaron que el despacho movió entre 2011 y 2014 más de 94 millones de lempiras (unos 4 millones de dólares) y el estatal Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) informó que otros 150 millones de lempiras (cerca de 638.000 dólares) ingresaron a la cuenta del despacho procedentes del estatal Patronato Nacional de la Infancia (PANI), que recibe presupuesto para atender a la niñez.

Desde octubre, Bonilla también es investigada por una compra de zapatos para niños valorada en 7,7 millones de lempiras (unos 328.000 dólares).


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes