Extradición a EU de "Madoff colombiano" cierra novela

BOGOTA (AFP). Con la extradición este martes a EU del empresario colombiano David Murcia Guzmán, cerebro de una pirámide captadora ilegal de dinero, se cierra un capítulo en la vida del vendedor ambulante que se convirtió en magnate y cuya excentricidad motivó una telenovela en su país.

Fuertemente escoltado y con chaleco antibalas, el empresario fue trasladado a Estados Unidos en un avión de la agencia antidrogas DEA y viajó "tranquilo", según su defensa.

"Mi cliente está muy tranquilo. Está preparado tanto sicológica como judicialmente para ir a juicio a Estados Unidos y vamos a ir hasta las últimas instancias", dijo Aydé Trujillo, abogada defensora de Murcia.

Murcia, dueño del emporio DMG por las siglas de su nombre, era requerido por blanqueo de capitales y lavado de activos en tribunales de Panamá y de Estados Unidos.

Fue capturado en noviembre de 2008 en Panamá y deportado a Colombia, donde un año más tarde se le condenó a 30 años de prisión por captación ilegal de dinero y blanqueo de capitales.

Su extradición este martes generó polémica en algunos sectores de la opinión pública, que cuestionaron que no cumpla su sentencia en Colombia, donde tampoco pagará la multa de 24,850 millones de pesos (12,4 millones de dólares) que se le impuso.

En Panamá, donde vivía en medio de lujos y exhibía costosos vehículos de colección, Murcia admitió haber financiado con seis millones de dólares la campaña de los comicios de mayo de 2009, que ganó el derechista Ricardo Martinelli.

En tanto, una Corte de Nueva York lo acusa de mover 30 millones de dólares de narcotraficantes a través de una cuenta en Merrill Lynch y de adquirir nueve propiedades en Miami y una en California para ocultar ganancias ilícitas.

Según el juez colombiano José Reyes, DMG llegó a captar 4,8 billones de pesos (unos 2,000 millones de dólares) en una "danza de millones" a costa de 194,000 incautos afiliados.

El empresario de 30 años de edad no pudo explicar cómo su empresa, que se inició con poco capital y en la que ejercía de vendedor ambulante de productos naturales en poblaciones del sur de su país, al cabo de seis meses era un lucrativo negocio con ganancias superiores al millón de dólares.

Tras seis años de operaciones, el gobierno colombiano intervino DMG en 2008 con el argumento de que era una pirámide financiera y lavaba dinero del narcotráfico. Junto con ésta fueron intervenidas medio centenar de captadoras, en un fenómeno que arruinó a miles de ahorristas.

Murcia, llamado por los medios locales el 'Madoff colombiano', en referencia al inversionista estadounidense Bernard Madoff, acusado de un fraude de 50,000 millones de dólares, rechazó ese calificativo y dijo que su empresa se basó en un modelo en el que por "cada peso invertido se tenía proyectado ganar diez".También argumentó que las autoridades no pudieron comprobarle vínculos con el narcotráfico, pese a que sus dos principales socios aceptaron cargos relacionados. Según el empresario, fue víctima de persecución por parte del gobierno de Alvaro Uribe.

En un enfrentamiento que se volvió personal, luego de que Murcia quiso involucrar a los hijos de Uribe en su empresa, el mandatario ordenó la intervención estatal de DMG lo que motivó disturbios por parte de miles de ahorristas que le apoyaban y rechazaban su detención.

La magnitud del ilícito y de los fuertes desórdenes, con un saldo de tres muertos y 14 heridos, llevaron al gobierno a declarar el estado de emergencia social para enfrentar la crisis generada por la estafa masiva.

Medios colombianos dieron amplio despliegue al fenómeno DMG y la vida de Murcia, que paso de ser un 'cazafortunas' a convertirse en un influyente empresario, se convirtió en el argumento de una telenovela sobre su vida, con amplia sintonía.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes