FAO: Subnutridos latinoamericanos llegarán a 53 millones

SANTIAGO DE CHILE (AP). La combinación de la crisis de los alimentos con la financiera mundial aumentó la vulnerabilidad alimentaria de la población de América Latina y el Caribe, donde se prevé que 53 millones de personas retornarán a los niveles de subnutrición de los noventa, dijo hoy viernes un informe de FAO.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación(FAO), señaló que la reducción de los precios internacionales de las materias primas está disminuyendo lentamente la inflación en América Latina y el Caribe, según un análisis del Observatorio del Hambre del organismo difundido en rueda de prensa por el representante regional del organismo, José Graziano da Silva.

Sin embargo, la mezcla de ambas crisis impactará con un aumento de subnutridos en la región.

"La combinación de la crisis alimenticia con la crisis financiero-económica está aumentando la vulnerabilidad alimenticia en la población y el acceso a los alimentos de los hogares pobres, especialmente en territorios rurales", señaló un boletín del Observatorio.

Añade que "si la crisis alimentaria se relacionó originalmente a precios altos, la crisis financiera está asociada a menores ingresos y a un aumento del desempleo los cuales -según la experiencia derivada de crisis financieras anteriores- tardan muchos años en recuperarse".

Se estima que por causa de la dos problemas, el número de latinoamericanos que padecerán hambre "alcance los 53 millones de personas, lo que significaría el regreso a los niveles de subnutrición existentes a principios de la década de 90", dijo el informe.

"El deterioro de la seguridad alimentaria se vincula con la disminución del poder de compra de las familias, luego de los drásticos aumentos en los precios de los alimentos experimentados durante el año pasado y la creciente cesantía producto de la crisis financiera actual". declaró Graziano da Silva.

El problema alimentario derivó del alza de precios de los alimentos a partir de 2002 y que se aceleró en 2008, traduciéndose en una mayor inflación acompañada por una reducción de los ingresos reales, lo que frenó la tendencia a la reducción de la pobreza y el hambre en la región.

Desde agosto de 2008 los precios internacionales de los alimentos empezaron a descender, pero ya se estaba gestando la recesión financiera, y actualmente hay incertidumbre por causa de la volatilidad de los precios de las materias primas.

Cuando los analistas pronosticaban bajas en los valores de las materias primas, a mediados de 2009 y en plena recesión, empezaron a aumentar los precios del petróleo, minerales y productos agrícolas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes