FBI busca a víctimas de pederasta

ETIQUETAS

Investigadores que revisaron un acervo que supera las 50.000 imágenes y videos de pornografía infantil escondidos en una mesa de noche en la casa de Matthew Coniglio en Georgia hicieron un descubrimiento estremecedor: Grabaciones en las que aparece violando y acosando niñas, todas inconscientes y aparentemente drogadas, dijo a The Associated Press el agente especial del FBI William Kirkconnell, quien vio las cintas.

Algunas de las menores estaban tan desconectadas de la realidad que hasta roncaban. La cámara que grabó los 56 casetes de 8 milímetros siempre era apagada cuando despertaban.

Las caras de muchas víctimas no pueden identificarse de manera clara, de modo que los investigadores desconocen cuántas chicas fueron violadas, pero cada cinta muestra al menos una agresión, aunque algunas tienen más, en casas y hoteles. La menor de ellas parece tener unos 10 años.

La posibilidad de que las autoridades resolvieran la gran cantidad de preguntas sin respuesta terminó el 20 de abril. Unos 10 días después de ser arrestado por acusaciones de pornografía, Coniglio escribió cartas de despedida a sus padres, ató un cordón a la ventilación del lavabo en su celda de la cárcel de Savannah y se ahorcó.

Cerca de una década antes de su detención Coniglio estaba en una oficina de la policía en Carolina del Sur y se le preguntó directamente si era un pederasta.

"Dijo que no", escribió la ayudante del fiscal Angela Olds en 2005 en la investigación de un incidente en el que Coniglio estuvo vinculado.

En aquel tiempo Coniglio trabajaba vendiendo productos alimenticios en Hilton Head y durante una cena dijo a un empleado que él y un amigo habían echado a andar una agencia de modelaje. A una mujer que encontró en un centro comercial le pidió permiso para tomar fotos de su hija de 11 años. Los padres aceptaron. AP se reserva el nombre de la familia porque generalmente no identifica a posibles víctimas de abuso sexual.

La chica y su padre se reunieron con Coniglio en el estacionamiento de un restaurante, dijo el padre a los investigadores. Luego de que accediera a reunirse con ellos en el centro comercial la chica se fue en el auto de Coniglio. Los registros muestran que Coniglio la llevó a un cuarto de hotel en el que había colocado cámaras de video y le ofreció un refresco. Luego le pidió que se acostara en la cama.

Cuando fue interrogada la chica nunca dijo que fue violada pero que se sintió incómoda y pidió a Coniglio que la llevara a su casa. También dijo no creer que hubiera estado más de una hora, mientras sus padres sostienen que estuvo desaparecida por varias horas.

En el reporte de la fiscalía la madre señaló que su hija llegó a casa muy alterada y se encerró en el armario, lo que llevó a la madre a llamar a las autoridades.

Durante una entrevista con la fiscalía, Coniglio dijo que la chica sería la primera que fotografió para su negocio naciente. Rechazó que hubiera tomado fotografía alguna e indicó que había pedido perdón a la madre de la chica "porque sabía que se veía mal", escribió Olds. Negó que los niños lo excitaran, señaló Olds en su informe. Nunca se le formularon cargos.

Coniglio creció en un suburbio en Kingwood, Texas, con sus padres y una hermana y cuando terminó la universidad se dedicó al negocio de distribución de alimentos.

Los videos sugieren que las violaciones comenzaron alrededor del momento en que fue arrestado en el 2000, dijeron los investigadores, pero no fue hasta marzo que un policía de Pooler, Georgia, donde vivía Coniglio, lo identificó como sospechoso en un caso de pornografía por internet. Los investigadores pidieron una orden de cateo y hallaron las cintas.

Su muerte puede hacer imposible que las autoridades encuentren a muchas de sus víctimas y conozcan el alcance de sus presuntos delitos.

Como parte de un esfuerzo para encontrar a las víctimas, el FBI creó un cuestionario confidencial en línea que las víctimas u otros con conocimiento de caso pueden llenar para ser contactados por investigadores. Hasta ahora sólo una víctima ha sido identificada.

Weiss informó desde Charlotte, Carolina del Norte. Henry y Brumback informaron desde Atlanta. Los periodistas de The Associated Press Russ Bynum en Savannah, Georgia, Eric Tucker en Washington y los investigadores Susan James, Jennifer Farrar y Judy Ausuebel en Nueva York contribuyeron a este despacho.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7