Fabricación artesanal de perlas resucita gracias a Mundial

PORT ELIZABETH ( AFP). A pocas semanas del Mundial de fútbol, que traerá a Sudáfrica a miles de extranjeros y convertirá al país en centro de atención, la ciudad de Port Elizabeth recupera el arte ancestral de la fabricación de perlas de cristal, para darlo a conocer en todo el planeta.

Nocawa Carow Vuso es una de estas artesanas que trabaja meticulosamente en la fabricación de collares de perlas, copias exactas de un arte muy antiguo heredado de la etnia sudafricana xhosa y que Port Elizabeth quiere promocionar.

" Es la primera vez que trabajo usando viejos patrones. Vuelvo a mis raíces, así puedo copiar lo que mis abuelas hacían en el pueblo", explica.

El collar rectangular en el que trabaja, y que las mujeres solían fabricar antiguamente para los hombres, lleva un nombre muy simbólico, " isigcina", que significa " guardián de su corazón" en lengua xhosa.

Estas copias fieles de un arte centenario se expondrán junto a los originales en el Museo de Arte Metropolitano Nelson Mandela, al lado del " fan park" (parque para hinchas), donde se retransmitirán en directo en pantalla gigante los partidos del Mundial, entre el 11 de junio y el 11 de julio.

" Con la llegada de visitantes internacionales, queremos promover la fabricación artesanal de perlas en Sudáfrica y, concretamente, las perlas de la provincia de Eastern Cape, muy distintas y menos conocidas que las de los zulúes", explica la portavoz del Museo, Jenny Fabbri.

Durante el Mundial, se pondrán a la venta copias exactas de brazaletes, bolsos, faldas y broches de perlas de cristal de colores, dispuestas según los diseños típicos de distintos grupos étnicos y lingüísticos.

Un arte ancestral que las mujeres del 'township' aprenden actualmente en el centro Nomakwesi, creado para recuperar esta oficio desaparecido.

" Estos objetos hechos con perlas tienen un significado histórico y no se pueden encontrar en ningún otro sitio porque hoy ya no se fabrican", explica la comisaria de la exposición, Emma Taggart.

A principios del siglo XIX, en las ceremonias en los pueblos, los asistentes lucían siempre perlas. Pero el proceso de cristianización de una parte de la población, sumado a la urbanización y al régimen segregacionista del Apartheid estuvieron a punto de hacer desaparecer esta tradición.

Desde hace veinte años las perlas vuelven a estar de moda, aunque las joyas que se fabrican " no son de tan buena calidad", con diseños más sencillos y perlas de plástico hechas en China, se lamenta Jenny Fabbri.

Teniendo en cuenta esta realidad, el museo tiene la intención de vender objetos contemporáneos " menos caros y más divertidos", como los collares a base de silbatos que muchos jóvenes lucen en los pueblos.

Las mujeres también esperan poder vender directamente durante el Mundial objetos relacionados con el fútbol, como banderas fabricadas con perlas, bolsos o joyas con los colores de las selecciones participantes.

Nocawa Carow Vuso, de 45 años, espera así poder ganar un poco de dinero durante el Mundial.

" Soy viuda y mis cuatro hijos esperan que cada día traiga algo de comer a casa. Ahora las cosas irán mejor", asegura sonriente.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes