Fallece último de navajo de los "Code Talkers"

La lengua por la cual fue castigado alguna vez por hablarla en la escuela se convirtió en el arma principal de Chester Nez en la Segunda Guerra Mundial.

Antes que cientos de hombres de la Nación Navaja se convirtieran en los llamados Code Talkers, Nez y otros 28 navajos fueron reclutados para desarrollar un código basado en la lengua navajo, que entonces no se escribía. Encerrados en una habitación durante 13 semanas, crearon un glosario inicial de más de 200 términos usando palabras en navajo y un alfabeto.

Nez nunca se cansó de narrar la historia para resaltar su orgullo de haber prestado servicio a su país y manifestar la importancia de preservar la lengua de los navajos. El hombre de 93 años falleció el miércoles por la mañana por insuficiencia renal, dejando en su agenda varias presentaciones pendientes, dijo Judith Avila, quien ayudó a Nez a publicar sus memorias. Fue el último del grupo original de 29 Code Talkers navajos.

"Es una de las partes más importantes de la historia que hayamos utilizado nuestra lengua nativa durante la Segunda Guerra Mundial", dijo Nez a The Associated Press en 2009. "Estamos muy orgullosos de ello".

El presidente navajo Ben Shelly ordenó bajar las banderas en toda la reservación en honor a Nez desde el amanecer del jueves al anochecer del domingo.

Nez estaba en el 10mo grado cuando mintió sobre su edad para enlistarse en la Infantería de Marina de Estados Unidos, sin saber que se convertiría en parte de un grupo de élite llamado Code Talkers. Él se preguntaba si funcionaría el código porque los japoneses eran expertos descifradores de códigos.

Pocas personas de fuera de la tribu hablaban la lengua, e incluso los que la hablaban no podían descifrar el código. Demostró ser impenetrable. Cada mensaje transmitido por los navajos capacitados en comunicaciones de radio era destruido inmediatamente.

"Los japoneses hicieron todo en su poder para descifrar el código, peor nunca lo lograron", dijo Nez en la entrevista con la AP.

Nez creció hablando sólo en navajo en Two Wells, Nuevo México, en la parte este de la Nación Navajo. Aprendió inglés cuando asistió a la escuela, donde le lavaron la boca con jabón por hablar navajo.

Cuando un reclutador de la Infantería de Marina fue a la escuela buscando jóvenes navajos que hablaran bien su lengua natal e inglés para prestar servicio en la Segunda Guerra Mundial, Nez dijo a su compañero de habitación "vamos a intentarlo". Los uniformes de gala también llamaron su atención.

"Eran tan bonitos", comentó Nez.

Aproximadamente 250 navajos se presentaron en Fort Defiance, que era entonces una base del Ejército de Estados Unidos. Pero sólo fueron seleccionados 29 para unirse a la primera unidad de los marines formada únicamente por indígenas estadounidenses. Fueron enlistados en mayo de 1942 y se convirtieron en el 382do Pelotón, con la tarea de desarrollar el código. En ese momento, a los navajos ni siquiera se les permitía votar.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Nez se alistó como voluntario para prestar servicio durante dos años más en la Guerra de Corea. Se retiró en 1974 después de una carrera de 25 años como pintor en el Hospital de Veteranos de Guerra en Albuquerque.

Durante años, familiares y amigos de Nez supieron solamente que peleó contra los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial porque su misión se desclasificó en 1968.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7