Familias coreanas separadas se reúnen por segundo día en un ambiente privado

Familiares separados por la Guerra de Corea, el conflicto civil que enfrentó a Norte y Sur hace casi siete décadas, volvieron a verse hoy en un ambiente privado en el que, por primera vez en estos encuentros, almorzaron solos.

El grupo de 89 surcoreanos que viajó el lunes a Corea del Norte para reunirse con 185 familiares, recibió hoy la visita en el hotel en el que se alojan de sus allegados en torno a las 10.00 hora local (1.00 GMT), de los que recibieron regalos como ginseng y cosméticos, según el relato de los medios locales que viajan junto a ellos.

Los familiares, que no se veían desde que se separaron durante la Guerra de Corea (1950-53), almorzaron juntos en las habitaciones en solitario por primera vez en los 18 años que se han hecho reuniones de este tipo, una privacidad que satisfizo a los participantes.

"Me sentí más libre y mejor", dijo Lee Young-boo, una surcoreana de 76 años que viajó para reunirse con dos sobrinos y una sobrina.

Los familiares, que se reencontraron el lunes en un hotel del monte Kumgang, en la costa suroriental norcoreana, mantuvieron otra reunión en grupo por la tarde.

Kim Byeong-oh, un surcoreano de 88 años, dijo sosteniendo las manos de su hermana Sun-ok, de 81 años: "Es guapa, ¿no es así?", mientras ella lamentó que "la paz debe llegar rápido, pero el muro es demasiado alto".

"Te quiero", le dijo en repetidas ocasiones Kim Hye-ja, de 75 años, a su hermana norcoreana Eun-ha durante el encuentro, en el que dijo sentirse "como en un sueño" y durante el que le transmitió: "Quiero quedarme contigo. No quiero dejarte ir otra vez".

El miércoles, jornada en la que terminará la primera ronda de reuniones familiares, tendrán otra oportunidad de verse en grupo y almorzar antes de regresar a Corea del Sur, una idea ante la que algunos expresaron frustración, sabedores de que podría ser la última vez que ven a sus seres queridos del Norte.

"Me siento mal de pensar en despedirme nuevamente después de reunirnos por primera vez en unos 70 años", dijo Park Ki-dong, quien se encontró con su hermano y su hermana, residentes en el Norte.

La mayoría de los varios centenares de surcoreanos que asistirán a los encuentros de esta semana son septuagenarios y octogenarios -el de mayor edad es una anciana de 101 años llamada Baik Sung-gyu-, según datos del Ministerio de Unificación de Seúl.

Un segundo grupo de más de 300 surcoreanos viajará a finales de semana al Norte para reencontrarse entre el jueves y el domingo con 83 familiares que quedaron en la franja norte del paralelo 38.

Las dos Coreas han organizado un total de 20 rondas de encuentros entre familiares separados en 18 años, en los que han participado unos 20.000 coreanos.

Su celebración siempre ha coincidido con fases de distensión entre estos dos países que siguen técnicamente en guerra, puesto que finalizó con un armisticio nunca sustituido por un tratado de paz.  

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7