Fatá celebra promesa de Hamas para acabar división palestina

Fatá, el movimiento del presidente palestino Mahmud Abás, celebró el domingo el compromiso de sus rivales de Hamas a aceptar las condiciones clave para poner fin a una década de división política y territorial, pero apuntó que quiere ver como se aplican antes de dar el siguiente paso.

Los repetidos intentos de reconciliación fallaron desde que Hamas expulsó a las fuerzas leales a Abás de la Franja de Gaza en 2007, un año después de derrotar a Fatá en los comicios parlamentarios. La toma del poder derivó en dos gobiernos rivales, con Hamas controlando Gaza y Abás al mando de los enclaves autónomos en Cisjordania, ocupada por Israel.

Hamas anunció a primera hora del domingo que aceptaba las demandas de Abás para terminar con la división. Estas incluye la convocatoria de elecciones generales en los dos territorios, la disolución del polémico comité administrativo de Gaza y permitir que un “gobierno de unidad” liderado por Abás, que se formó en 2014 pero que nunca operó en la Franja, pueda asumir el poder.

El anuncio se produjo tras las recientes conversaciones entre delegaciones de Hamas y Fatá, de forma independiente, con funcionarios de inteligencia de Egipto en El Cairo.

Egipto trasladó las demandas de Fatá a Hamas que, como primer paso, debe disolver el comité administrativo, su gobierno de facto en la Franja, y permitir que el gobierno de unidad asuma el poder.

"Aceptamos esto como signo de nuestra buena voluntad hacia la reconciliación”, dijo Hussam Badran, responsable de Hamas, a The Associated Press.

"El comité administrativo está disuelto y el gobierno puede venir a Gaza hoy para asumir sus responsabilidades y deberes”, agregó.

Mahmud Aloul, número 2 de Fatá, dijo a la radio Voz de Palestina que "estas son noticias alentadoras". Pero advirtió que “queremos ver qué sucede sobre el terreno antes de dar el siguiente paso”.

Hamas quedó muy debilitado como consecuencia de los bloqueos impuestos por Israel y Egipto, tres guerras con Israel y el aislamiento internacional. La economía de la Franja está hecha jirones y los residentes tienen electricidad apenas unas horas durante el día.

Sin embargo, no hay garantías de que este acuerdo prospere tras fracasos anteriores.

En pactos previos, entre ellos uno negociado por Egipto en 2011, ambas partes mostraron su voluntad para reconciliarse, pero se negaron a ceder el poder en sus respectivos territorios.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7