Felipe VI proclama que la relación entre España y México "no tiene límites"

El rey de España proclamó hoy ante el Senado de México que las relaciones entre ambos países "no tiene límites" y expresó el apoyo al proceso de reformas emprendido por el presidente del país americano, Enrique Peña Nieto.

Felipe VI, acompañado de la reina Letizia, intervino en la sesión solemne de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, que forman el Senado y la Cámara de Diputados, en el acto político de más calado de su visita de Estado a México, la primera a un país iberoamericano de su reinado.

Tras reiterar los estrechos lazos políticos, económicos y culturales que unen a ambos países, don Felipe aseguró que "el espacio de encuentro y actuación entre México y España no tiene límites", como tampoco su aspiración "a vivir en un entorno plural, transparente, democrático y más próspero".

Ante los parlamentarios mexicanos reunidos en el Salón de Plenos, don Felipe manifestó su respaldo al proceso de reformas consensuado en diciembre de 2012 entre Peña Nieto, del PRI, con el PAN y el PRD, los otros dos grandes partidos, con "gran visión, sentido de estado y responsabilidad histórica".

Estas reformas, según Felipe VI, transmiten "una clara determinación de su sociedad e instituciones por avanzar y mejorar".

"Deseo ofrecer hoy aquí nuestro apoyo y la mejor disposición para acompañar a México en esta nueva etapa. Estas reformas abren, sin duda, nuevas vías para fortalecer y ampliar los flujos de inversión y la colaboración en los más diversos ámbitos entre nuestros dos países", se mostró convencido el jefe de Estado español.

Felipe VI definió a México como "una de las grandes democracias del mundo", "madura y consolidada" y dotada de "un sistema político abierto y vibrante y de unas instituciones sólidas".

El rey aseguró que desde hace décadas, México se ha distinguido por ser uno de los estados pioneros en "la lucha contra la arbitrariedad del poder y la autocracia" y la defensa de los derechos humanos.

Tras reiterar su gratitud al país americano por acoger durante siglos a miles de españoles, don Felipe subrayó que México forma parte de su "historia nacional y de su propia identidad".

Evocó la experiencia que supuso la Constitución de Cádiz de 1812, una "obra extraordinaria, puente normativo entre Europa e Hispanoamérica", en la que trabajaron españoles y mexicanos.

Como socios estratégicos que son desde 2007, Felipe VI glosó la estrecha colaboración que México y España mantienen también en el escenario internacional, "una verdadera complicidad" en áreas como Iberoamérica y el Pacífico y en los trabajos para reformar la ONU.

También destacó la colaboración en la lucha contra el terrorismo, la delincuencia organizada o el cambio climático.

En el contexto internacional, puso el acento en el interés con que España defiende la relación "más cercana y moderna" entre México y la Unión Europea, prestando apoyo "incondicional" para la renovación de su tratado bilateral.

"México y España tienen el deber y el honor de hacer juntos ese camino y de afrontar con la fuerza de nuestra hermandad los desafíos del nuevo siglo", concluyó don Felipe ante la cerrada ovación de los parlamentarios.

El presidente del Senado, Manuel Barbosa, manifestó que México y España están unidos por "los horrores de la guerra civil, la lucha entre hermanos y las ideologías exacerbadas de izquierda y derecha".

Barbosa recordó a los miles de exiliados que encontraron refugio en México y deseó que "nunca más exista una guerra entre hermanos que divida y confronte".

Alabó la labor del Gobierno español para remontar la economía y opinó que a pesar de haber aplicado "medidas duras", lograron "evitar que la crisis mate a la democracia".

Con vistas a mejorar aún más la relación bilateral, abogó por una mayor cooperación en la lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado y la corrupción, "uno de los peores flagelos que lastiman a nuestra sociedades".

También resaltó el vínculo que ha representado el idioma español, que "une, hermana y compromete" a ambos países y que ha sido "el mejor producto del mestizaje para América Latina".

El acto del Senado, donde don Felipe y doña Letizia firmaron en el Libro de Visitantes Distinguidos, fue posterior al foro empresarial en el que los reyes participaron con Peña Nieto con el fin de explorar nuevas vías de colaboración económica.

La agenda de la segunda jornada de la visita de Estado prosigue con un almuerzo en el que los reyes van a compartir mesa con un grupo selecto de representantes de la sociedad mexicana.

Entre ellos, los dos magnates de la televisión mexicana, el presidente del grupo Televisa, Emilio Azcárraga Jean, y el de su competidor Grupo Salinas, Ricardo Salinas, la escritora Elena Poniatowska, ganadora del Premio Cervantes 2013, y el historiador Enrique Krauze.

Posteriormente, los reyes asistirán a la firma del acuerdo de implantación del Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española (Siele) y cerrarán la jornada con un encuentro con la colonia española.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes