Fiesta francesa en presencia de numerosos jefes de Estado

PARIS (AFP) - En un hecho inédito, el desfile militar de la fiesta nacional francesa en París se celebró el lunes ante decenas de jefes de Estado y de gobierno entre los cuales estaban el controvertido presidente sirio Bachar Al Assad y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Todos los dirigentes que participaron el domingo en la cumbre de inauguración de la Unión por el Mediterráneo (UPM), que reúne a 43 países, habían sido invitados por el presidente francés a la tribuna de honor del desfile, en la Plaza de la Concordia, en la parte baja de la célebre avenida de los Campos Elíseos.

La mayoría de los invitados del domingo estaba presente en esta ocasión, incluyendo a Al Assad, el primer ministro israelí Ehud Olmert, el presidente egipcio Hosni Mubarak y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas.

Olmert y Al Assad, cuyo países están oficialmente en guerra desde 1948, estaban instalados a unos metros de distancia uno del otro, pero evitaron encontrarse cuando llegaron a la tribuna oficial.

Entre los presentes figuraban también la canciller alemana Angela Merkel, el primer ministro italiano Silvio Berlusconi y el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

La presencia entre los jefes de Estado y altos dirigentes de Bachar Al Assad, que dirige uno de los regímenes considerados más represivos, había sido vivamente criticada en Francia por la oposición de izquierda y por organizaciones de defensa de los derechos humanos.

Ex militares franceses habían señalado su malestar por la presencia de Bachar Al Assad, denunciando "una ofensa a la memoria" de 58 soldados franceses muertos en Beirut en 1983, en un atentado contra su cuartel atribuido a Siria por numerosos observadores.

Las autoridades francesas trataron de restar importancia a la controversia provocada por la presencia en este desfile del presidente sirio, que hizo este fin de semana un retorno espectacular a la escena internacional, después de haber sido aislado por las naciones occidentales debido a la injerencia de Damasco en los asuntos libaneses.

Los responsables franceses destacaron que Assad fue invitado como todos los otros dirigentes que participaron el domingo en el inicio oficial de la Unión por el Mediterráneo, uno de los grandes proyectos del presidente francés Nicolas Sarkozy.

El primer ministro francés François Fillon estuvo ausente de estas ceremonias debido a que se encontraba enfermo.

La ex rehén franco-colombiana Ingrid Betancourt, invitada a la tribuna de honor del desfile y que este mismo día debía ser condecorada con la Legión de Honor francesa por el presidente Nicolas Sarkozy, tampoco estuvo presente.

El invitado de honor en estas ceremonias fue el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que saludó el paso de dos contingentes de Cascos Azules que encabezaron la parada.

Otras de las novedades de esta ceremonia fue la lectura por un actor francés de origen argelino, Kad Merad, de extractos del Preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos ante la tribuna donde estaban los jefes de Estado, incluyendo a Assad.

Al margen del desfile, seguido por miles de franceses y turistas que llenaron las aceras de las avenidas donde se efectuó el desfile bajo un claro sol veraniego, la policía detuvo a miembros de la organización de defensa de la prensa Reporteros sin Fronteras, que trataron de manifestar contra la presencia del presidente sirio.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes