Firma de EEUU en Irak ignora contrabando, riesgos para F-16

Una empresa estadounidense que cobró casi 700 millones de dólares para proteger una base aérea con cazas F-16 en Irak, hizo caso omiso al contrabando de alcohol, a casos de robo, violaciones de seguridad y denuncias de tráfico sexual. Después despidió a los investigadores que descubrieron los problemas, según una investigación de The Associated Press.

Documentos y entrevistas con dos antiguos investigadores de la firma y con media docena de trabajadores actuales o pasados de Sallyport Global describen situaciones en la base aérea iraquí de Balad que, en el mejor de los casos, suponen violaciones contractuales, y que de demostrarse serían ilegales.

Los investigadores despedidos aseguran que hallaron pruebas de que los empleados de Sallyport estaban implicados en tráfico sexual. Los trabajadores de la base solían introducir rutinariamente alcohol de forma ilegal en unos volúmenes tan altos que en una ocasión llegaron a afectar al movimiento de un avión sobre la pista.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada