Fiscal general de Perú remueve a equipo del caso Odebrecht

El fiscal general peruano Pedro Chávarry removió cuatro horas antes del Año Nuevo al equipo especializado que investigaba a la élite política vinculada al caso Odebrecht, que en dos semanas iba a interrogar a autoridades de la constructora brasileña para que entregaran pruebas clave con las que se acusaría a poderosos exfuncionarios peruanos.

"He visto necesario dejar sin efecto la designación de Rafael Vela como fiscal coordinador del equipo especial Lava Jato y al fiscal provincial José Domingo Pérez”, dijo Chávarry, a quien Pérez acusó del supuesto delito de encubrimiento.

La investigación Lava Jato (“Lavado de Autos”) es una amplia pesquisa de corrupción que alcanzó a políticos y empresarios en Brasil y sacudió profundamente a ese país.

Al igual que en otras naciones de Latinoamérica, el caso Odebrecht ha provocado una profunda crisis en Perú que ha salpicado a toda la élite política actual, luego de que la constructora reconoció que repartió múltiples sobornos con tal de obtener jugosos contratos gubernamentales. La fiscalía investiga a todos los presidentes que han gobernado el país desde 2001 hasta 2018 por presuntos delitos de corrupción y lavado de activos.

Chávarry justificó la remoción porque Pérez cuestionó en octubre su elección como fiscal general, lo cual “no solo afecta mi persona sino a la autonomía del Ministerio Público; esta conducta fue avalada por el coordinador Vela”.

El fiscal general ha sido cuestionado porque supuestamente no alcanzó el puntaje mínimo para llegar al cargo máximo del ministerio público, e incluso el presidente Martín Vizcarra, quien mantiene una cruzada anticorrupción, le pidió por la mañana que mantuviera en sus puestos a los fiscales removidos.

Pérez investigaba a la opositora Keiko Fujimori por supuestamente lavar 1,2 millones de dólares de la constructora que habrían ingresado a su campaña presidencial de 2011. La líder del Partido Fuerza Popular está presa de forma preventiva por 36 meses.

El fiscal provincial también indagaba al expresidente Alan García (2006-2011) por supuestamente haber recibido 100.000 dólares de Odebrecht.

Chávarry, que también está señalado de formar parte de una red criminal que torcía la justicia a cambio de favores o dinero, mantuvo serias discrepancias con los fiscales del caso Odebrecht. Por la tarde pidió protección para su domicilio y familiares porque supuestamente recibió amenazas.

El acuerdo que los fiscales removidos alcanzaron con la constructora iba a permitir que en la segunda semana de enero la constructora entregara pruebas y declaraciones clave, principalmente en contra de Fujimori y García.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes