Fiscalía de Brasil dice que lucha anticorrupción no ha intimidado a políticos

El fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, afirmó este jueves que la intensa lucha anticorrupción de los últimos años no ha sido suficiente para "intimidar" a un sistema político "de rapiña", en medio del escándalo que tiene acorralado al presidente Michel Temer por sospechas de corrupción.

"Cuando pensábamos que nada más podría ser desvelado en términos de corrupción, ese acuerdo (de colaboración que la Fiscalía firmó con una empresa que confesó el pago de sobornos a políticos) demostró que tres años de intenso trabajo no fueron suficientes para intimidar a un sistema político viejo y de rapiña", aseguró Janot en una carta publicada hoy por el diario 'Folha de Sao Paulo'.

El fiscal defendió los acuerdos de colaboración firmados con ejecutivos de la multinacional cárnica JBS, quienes acusaron a Temer de recibir coimas desde 2010, aportaron una grabación con el jefe de Estado y revelaron que pagaron sobornos a más de 1.800 políticos de 28 partidos a cambio de favores para la compañía.

En su opinión, las delaciones firmadas anteriormente con directivos del grupo Odebrecht, implicados en el escándalo de desvíos de la petrolera Petrobras, y ahora con los de JBS, se deben a que "el camino tradicional para la aplicación de la ley se ha mostrado ineficaz y como un instrumento de impunidad".

Janot recordó que los hermanos Joesley y Wesley Batista, dueños de JBS, presentaron "pruebas muy consistentes, cuentas en el exterior, grabaciones de delitos y ayudaron al desarrollo de una acción controlada por la Policía".

"No fue nuestra institución la que corrompió la política nacional, la voluntad de los electores y el propio sentido de la democracia", afirmó.

En este sentido, el fiscal general afirmó que "sacar a Brasil del círculo vicioso de la corrupción tendrá un costo" porque no existe un "camino mágico" para salir de la "crisis creada por la incuria y deshonestidad de parte de la clase dirigente del país".

Temer está contra las cuerdas después de que la Corte Suprema abriera una investigación en su contra a petición de la Fiscalía, que sospecha que el gobernante pudo haber participado de delitos de corrupción, obstrucción a la Justicia y asociación para delinquir.

La Fiscalía, que basó sus acusaciones en las confesiones de los directivos de JBS, salió en defensa del acuerdo de delación ante las críticas que ha recibido por una negociación que permitió a los hermanos Batista irse del país sin ningún tipo de sanción hasta ahora por los delitos que confesaron.

"El país se cansó del engaño, de la hipocresía, de los vuelos de gallina de la economía sustentada en el favorecimiento, de seguir para luego retroceder. Es la hora del cambio", concluyó Janot. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7