Francia acusa a grupo EI de ataques París, promete respuesta

El presidente francés, François Hollande, acusó el sábado al grupo Estado Islámico de orquestar los ataques más mortales cometidos en Francia desde la II Guerra Mundial, y prometió contraatacar de forma implacable a lo que describió como un "acto de guerra".

Al menos 127 personas murieron el viernes por la noche en los tiroteos en cafeterías de París, atentados suicidas cerca del estadio nacional de Francia y una matanza con toma de rehenes en una sala de conciertos.

En declaraciones tras una reunión de emergencia del gabinete de seguridad para planificar la respuesta del gobierno, Hollande declaró tres días de luto oficial y subió al máximo el nivel de alerta en Francia.

Hollande atribuyó la masacre a lo que describió como "un un ejército terrorista, el grupo Estado Islámico, un ejército yihadista, contra Francia, contra los valores que representamos: Un país libre que significa algo para todo el mundo".

Mientras el presidente hablaba a la nación, la policía antiterrorista francesa trabajaba para identificar a posibles cómplices de los ataques que se sabía participaron en los ataques.

La identidad de los agresores, al menos de forma pública, seguía siendo un misterio. Se desconocía su nacionalidad, sus motivos e incluso su número exacto. Las autoridades anunciaron la muerte de ocho atacantes, siete de ellos en atentados suicidas, una estrategia terrorista que no se había utilizado antes en Francia. Otro agresor murió abatido por la policía.

Jefes de gobierno de todo el mundo expresaron sus condolencias e indignación, la policía de Nueva York aumentó las medidas de seguridad y gente de todo el mundo se puso en contacto con sus amigos y seres queridos en Francia.

El suceso plantea preguntas sobre la seguridad para los millones de turistas que viajan a París, y para los eventos internacionales que suele acoger la capital francesa, donde se desplegaron tropas para apoyar el trabajo policial e intentar restaurar el orden.

El parque de diversiones Disneyland Paris, una de las atracciones turísticas más visitadas de Europa y situada al oeste de la capital, anunció que no abriría sus puertas el sábado, algo poco habitual.

La portavoz de la fiscalía Agnes Thibault-Lecuivre dijo que las autoridades no podían descartar que hubiera otros agresores fugados.

Hollande dijo que Francia —que ya ya bombardea objetivos del grupo EI en Siria e Irak como parte de la coalición liderada por Estados Unidos y tiene tropas combatiendo a extremistas en África— "será implacable contra los bárbaros del grupo Estado Islámico".

"Es un acto de guerra que fue preparado, organizado, planeado desde el extranjero, con ayuda interna", dijo.

Reflejando el temor en otros países europeos a ataques coordinados o de imitación, el gobierno británico convocó su propia reunión de emergencia del comité de inteligencia COBRA, supervisado por el primer ministro, David Cameron. También Italia anunció un aumento de la seguridad en sus fronteras y espacios públicos importantes.

Los milicianos que atacaron el viernes por la noche lanzaron al menos seis ataques con armas de fuego y bombas en rápida sucesión, en una ofensiva aparentemente indiscriminada contra objetivos civiles.

Tres suicidas se inmolaron alrededor del estadio nacional Stade de France, en el norte de la capital, donde el presidente francés asistía a un amistoso entre las selecciones de fútbol francesa y alemana. El sonido de las explosiones asustó a los aficionados dentro del estadio, pero el partido continuó entre crecientes temores del público.

Aproximadamente a la misma hora, el ruido de los disparos ahogó el tintineo de las copas en un popular barrio parisino. La sangre llegó al asfalto después de que los agresores abrieran fuego contra una serie de cafeterías de moda, abarrotadas en un viernes por la noche inusualmente templado. Al menos 37 personas murieron allí, según el fiscal de París François Molins.

Los atacantes asaltaron entonces una sala de concierto, el Bataclan, donde iba a actuar una banda estadounidense de rock. Abrieron fuego sobre el público aterrado y después los tomaron como rehenes. Cuando la policía cercó a los agresores, tres de ellos se mataron detonando explosivos que llevaban pegados al cuerpo, dijo el jefe de la policía de París, Michel Cadot.

Otro agresor se inmoló en el boulevard Voltaire, cerca de la sala de conciertos, dijo la oficina del fiscal.

En el Bataclan se produjo la peor matanza.

Un video grabado desde el balcón de un apartamento y subido el sábado en el sitio web de Le Monde mostraba parte de ese horror. En las imágenes se ve a docenas de personas que huían de los disparos fuera del local, y corriendo hacia una calle lateral.

Al menos una persona se ve temblando en el suelo mientras decenas pasan corriendo, algunas cojeando o ensangrentadas. La cámara gira hacia la calle para mostrar a más gente que huye, arrastrando dos cuerpos por el suelo. Otras dos personas se agarran con las manos de los balcones de un primer piso, y se quedan colgando en un aparente intento de mantenerse fuera de la línea de fuego.

Sylvain, un fornido asistente al concierto de 38 años, se derrumbó entre lágrimas al recordar el ataque, el caos y cómo había escapado durante un receso en los disparos.

"Estaba viendo el concierto desde el foso, en medio de la masa del público. Primero oí explosiones, y pensé que eran fuegos artificiales".

"Pronto olí la pólvora y comprendí lo que estaba ocurriendo. Había disparos por todas partes, en oleadas. Me tumbé en el suelo. Vi al menos dos tiradores, pero oí a otros hablar. Gritaban 'Es culpa de Hollande'. Oí a uno de los tiradores exclamar 'Allahu Akbar''', dijo Sylvain a Associated Press. Por temor a su seguridad, habló bajo condición de que no se empleara su nombre completo.

Él era uno de las docenas de sobrevivientes a las que se ofrecía terapia y mantas en un edificio municipal convertido en centro de crisis.

En Twitter, muchos yihadíes elogiaron de inmediato a los agresores y criticaron las operaciones militares de Francia contra extremistas del grupo Estado Islámico.

Hollande declaró estado de excepción y anunció que se renovarían los chequeos fronterizos en fronteras normalmente abiertas cumpliendo con la zona europea de desplazamientos libres.

"Una Francia decidida, una Francia unida, una Francia que se une y una Francia que no permitirá quedarse pasmada ni siquiera hoy, hay una emoción infinita enfrentada con este desastre, esta tragedia, que es una abominación, porque es barbarie", dijo Hollande.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos Barack Obama dijo en Washington que los hechos representan un "ataque contra toda la humanidad" y describió el ataque como "un atroz intento de aterrorizar a civiles inocentes".

Un funcionario de Estados Unidos informado por el Departamento de Justicia indicó que las agencias de espionaje no estaban informadas de ninguna amenaza antes de la serie de atentados en París.

El parque de diversiones Disneyland Paris anunció que permanecería cerrado el sábado, pero presentó la decisión como una cuestión de duelo y no de seguridad.

En un comunicado, el parque dijo que había decidido no abrir el sábado "a la vista de los recientes suceso tráficos en Francia y en apoyo de nuestra comunidad y las víctimas de estos crímenes horribles".

Unos 14,2 millones de personas visitaron Disneyland Paris el año pasado.

Está previsto que unos 80 jefes de estado, entre los que podría incluirse Obama, viajen a una importante cumbre climática dentro de dos semanas. Francia organizará en junio la Eurocopa de fútbol, con el Stade de France como importante sede.

Y la UNESCO, con sede en París, espera recibir a varios jefes de gobierno el lunes para un foro sobre cómo derrotar al extremismo. El presidente iraní, Hasan Ruhani, canceló un viaje debido a los atentados del viernes. Hollande canceló sus planes de viajar a Turquía este fin de semana para la cumbre del G-20.

Francia llevaba en vilo desde enero, cuando extremistas islámicos atacaron la revista satírica Charlie Hebdo, que había publicado caricaturas del profeta Mahoma, y contra un supermercado kosher. En esta ocasión los objetivos eran jóvenes que asistían a un concierto de rock y ciudadanos corrientes que disfrutaban saliendo el viernes por la noche.

El país ha experimentado otros ataques de menor escala o intentos de ataque este año, incluido un incidente en agosto a bordo de un tren bala en el que pasajeros estadounidenses sometieron a un hombre.

Las autoridades francesas están especialmente preocupadas por la amenaza que representan cientos de franceses islamistas radicales que han viajado a Siria y regresado a su patria con habilidades para cometer actos violentos.

Aunque aún no se sabe quién es el responsable de los ataques, el grupo Estado Islámico está "claramente en lo alto de la lista" de sospechosos, dijo Brian Michael Jenkins, experto en terrorismo y asesor senior del presidente de RAND Corp.

"La gran duda es si estos atacantes, si resulta que están conectados con uno de los grupos en Siria, son terroristas desarrollados nacionalmente o si eran combatientes que regresaron" tras haber sido parte de las filas del grupo Estado Islámico, dijo Jenkins.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes