Francia y España no se ponen de acuerdo sobre inmigración

ZARAGOZA, España (AFP). Francia y España siguieron sin ponerse de acuerdo este viernes en Zaragoza (norte) sobre la política europea de inmigración, durante una reunión de alto nivel de François Fillon y José Luis Rodríguez Zapatero, también dedicada a las infraestructuras transfronterizas.

Los dos jefes de gobierno se mostraron tranquilizadores respecto a la próxima consecución de un acuerdo, pero tal y como lo resumió el jefe del gobierno español en una rueda de prensa conjunta: "todavía queda un poco de camino por recorrer y temas que discutir".

Zapatero, cuyo gobierno emitió algunas reservas sobre el texto inicial presentado por Francia, dio cuenta, no obstante, de "avances sustanciales". "Firmaremos un acuerdo", aseguró.

"Estamos cerca de lograr un acuerdo", declaró Fillon, hablando de "detalles que "poner a punto", mientras que la parte española había anunciado a principios de semana que se haría público un compromiso en Zaragoza.

Francia presentará su texto el 7 y 8 de julio en Cannes (sur de Francia) a los ministros encargados de la inmigración y espera su adopción para octubre.

"No hay divergencias de fondo, puesto que lo que queremos es que se refuerze la inmigración legal, que se combata la ilegal y que la Unión Europea sea más activa en sus programas de cooperación" con los países emisores, precisó Fillon, apoyado por Zapatero en los mismos términos.

Madrid se opone, no obstante, al contrato de integración que quiere París, que obligaría a los inmigrantes que lleguen a la UE aprender la lengua del país de acogida y adoptar sus valores, considerando que las leyes fijan ya los deberes de los inmigrantes.

España está de acuerdo con Francia sobre el rechazo a regularizaciones masivas, pero precisando que este rechazo se limita a las regularizaciones "arbitrarias" y "generales" que "no tienen en cuenta las necesidades del mercado de trabajo", según una fuente española.

"Por ahora no se agrega ni suprime nada" sobre esos puntos de la proposición francesa, aseguró Fillon.

La regularización de unos 600,000 trabajadores extranjeros ilegales llevada a cabo en 2005 por el gobierno Zapatero, había suscitado las críticas de Francia y de otros países europeos.

A pocos días del inicio de la presidencia francesa de la UE, Zapatero y Fillon también subrayaron su visión idéntica del "no" irlandés al tratado de Lisboa, destacando que el proceso de ratificación "debe seguir" y que hay que "dejar tiempo a Irlanda para encontrar una solución".

En el capítulo transfronterizo, Francia y España firmaron un acuerdo, calificado de "histórico", sobre la interconexión eléctrica de ambos países.

Este proyecto de línea de muy alta tensión (MAT) entre Santa Logaia (España) y Baixas (Francia), estaba paralizada desde hace numerosos años debido a la oposición de los habitantes de la zona y los ecologistas.

La MAT, confiada a una empresa conjunta de los distribuidores francés RFE y español REE, será finalmente soterrada, como reclamaba sus detractores, al precio de un importante sobrecoste. Su coste total se estima en entre 500 y 700 millones de euros.

Además, las compañías ferroviarias públicas española RENFE y francesa SNCF anunciaron la creación antes de fin de año de una empresa común para explotar el tráfico de la futura línea de alta velocidad entre Francia y España.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes