Francia y Estados Unidos, en primera línea para operación en Siria

DAMASCO ( AFP)  El presidente francés, François Hollande, reiteró el viernes su voluntad de actuar militarmente en Siria junto a Estados Unidos, pese al "no" británico, con lo que Washington y París ocupan la primera línea de una eventual operación contra el régimen sirio.

Hollande dijo que el "no" del parlamento británico no cambia la posición de Francia, que desea una acción "proporcionada y firme" en Siria, país acusado de utilizar armas químicas, en una entrevista en el diario Le Monde.

En ella aseguró además que no excluye una intervención en Siria antes del miércoles, cuando se reúne el Parlamento francés para debatir la situación.

"Cada país es soberano para participar o no en una operación. Ello vale tanto para el Reino Unido como para Francia", dijo el presidente francés.

Hollande descartó que esa operación internacional "libere" a Siria o "derroque al dictador". "Pero creo que hay poner un freno a un régimen que comete lo irreparable contra su población", añadió, aludiendo a los ataques químicos.

Esta alianza franco-estadounidense supone "una inédita situación en la época contemporánea", analiza Bruno Tertrais, de la Fundación para la Investigación Estratégica.

Ironía de la historia, ello se produce 10 años después de la crisis iraquí, que provocó una tensión sin precedentes entre los dos paises, cuando Francia se opuso a la invasión de estadounidense-británica de Irak.

Tras la negativa británica y frente al posible veto de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU, la Casa Blanca había dado a entender que el presidente estadounidense, Barack Obama, se reservaba el derecho a actuar unilateralmente contra el régimen sirio.

A pesar de todo, el secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, declaró el viernes que Estados Unidos sigue buscando "una coalición internacional" para responder al presunto ataque con armas químicas del régimen de Damasco contra civiles.

El jefe del Pentágono precisó que Washington respeta el voto del parlamento británico, que rechazó el jueves por 285 votos contra 272 una moción presentada por el primer ministro, David Cameron, sobre una posible intervención en Siria.

La oposición siria al régimen de Bashar al Asad lamentó este viernes el resultado de la votación del parlamento británico, pero consideró que "esto no impedirá los ataques aéreos" contra el régimen de Asad.

Por su lado, Rusia se mostró satisfecha con el rechazo del parlamento británico, al afirmar que este voto mostró la creciente comprensión de la opinión pública sobre los peligros de un ataque.

"Esto refleja la opinión de la mayoría de los británicos y europeos", dijo a los periodistas Yuri Ushakov, consejero diplomático del Kremlin, para quien un ataque contra Siria sin la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU asestaría "un duro golpe (...) al orden mundial".

Por su parte, el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle, descartó participar en una intervención militar en Siria. "No nos pidieron" participar en una intervención y "no lo consideramos", declaró al diario alemán Neue Osnabrücker Zeitung.

Sin progresos en la ONU

En la ONU, una reunión de apenas 45 minutos entre los cinco miembros permanentes (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia), con derecho a veto, finalizó el jueves por la noche sin progresos aparentes.

El presidente sirio había advertido el mismo día que Siria se defenderá "de cualquier agresión" y que erradicará "el terrorismo apoyado por Israel y los países occidentales", asimilando de nuevo la rebelión al "terrorismo".

Los expertos de la ONU iniciaron el viernes su última jornada de investigación del presunto ataque químico de 21 de agosto en las afueras de Damasco, según constató un camarógrafo de la AFP, quien vio a los inspectores saliendo de su hotel.

El jueves pasaron más de cuatro horas en uno de los lugares afectados por el ataque, donde recogieron "cantidad" de elementos, dijo Farhan Haq, portavoz de Naciones Unidas en Nueva York.

El resultado de las muestras recogidas, que serán trasmitidas a laboratorios en Europa, podría tardar semanas, según Haq. Los inspectores de la ONU deben ofrecer un informe oral al secretario general Ban Ki-moon cuando abandonen el país el sábado.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7