Francia logra un contrato de tranvías con Catar a la espera de venderle cazas

Francia logró hoy un doble contrato de tranvías con Catar para el grupo de construcción Vinci y para el fabricante de ferrocarriles Alstom, en espera de uno de mucha mayor entidad económica y política en el que París tiene confianza, el de aviones de combate Rafale.

El presidente francés, François Hollande, recibió esta tarde al emir de Catar, Tamim Ben Hamad Al-Thani, para una reunión de trabajo seguida por una cena, y fue éste el escenario aprovechado para la formalización de los acuerdos con la Qatar Railways para el metro ligero de la nueva ciudad de Lusaïl.

Según explicó Vinci en un comunicado, se trata de la última fase de la construcción de las líneas de tranvía de Lusaïl por "unos 2.000 millones de euros" a cargo de una sociedad de derecho catarí, QDVC, propiedad al 51 % de Qatari Diar y al 49 % del grupo francés.

El proyecto prevé la construcción de 37 estaciones, además de los 35 trenes de cuya fabricación se encargará Alstom, que en otro comunicado precisó que la parte del contrato que le corresponde representa unos 750 millones de euros.

En total serán cuatro líneas que atravesarán la ciudad con una longitud de 33 kilómetros, lo que incluye 7 kilómetros subterráneos y su entrada en servicio comercial está programada "a partir de 2018".

Se contempla la posibilidad de ampliar el encargo, con 32 de estos convoyes suplementarios de tipo Citadis que miden 32 metros de largo.

En el brindis pronunciado durante la cena oficial, y que fue retransmitido por la web del Elíseo, Hollande aludió a las negociaciones para la venta del caza de Dassault Aviation al señalar que " Catar siempre ha elegido para su ejército tecnología francesa".

Y en un mensaje en dirección a su huésped con vistas a la selección de los aviones de combate con los que el emirato pretende equiparse, el presidente francés dijo que le consta de que presta "la mayor atención" a " los materiales que les proponemos en todos los terrenos, y en particular en el aeronáutico".

Catar pretende adquirir 72 cazas y Francia tiene esperanzas en llevarse la mitad de esa cifra con su Rafale, que por ahora no ha conseguido vender en el exterior. Uno de sus principales argumentos son la docena de Mirage 2000 que opera el ejército del aire del emirato.

Sobre la guerra en Siria, "que desborda a Irak", el jefe del Estado francés dijo que "cuenta con Catar, como con sus socios del Golfo (Pérsico) para luchar contra los movimientos terroristas y encontrar soluciones políticas a los problemas de la región".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7