Fuerza de republicanos podría ser problema en 2016

La fortaleza de los republicanos de cara a las elecciones legislativas de noviembre, aunque suene raro, pudiera afectar negativamente las posibilidades del partido en las presidenciales del 2016 al estancar los cambios de estilo y políticas que se plantearon después de la derrota de Mitt Romney en el 2012.

Funcionarios y estrategas republicanos afirman que es difícil persuadir a los líderes del partido a que ajusten la receta política en momentos que se sienten cada vez más esperanzados de agregar en noviembre el control del Senado al que ya tienen en la Cámara de Representantes. Este optimismo, dijeron varios estrategas republicanos, facilita mirar más allá del hecho que el partido ha perdido el voto popular en cinco de las últimas seis elecciones presidenciales.

"Es muy difícil alegar en favor del cambio y la modernización cuando se está ganando", dijo Joel Sawyer, ex funcionario republicano de Carolina del Sur que asesora campañas en varios estados. Al citar el hecho de que el partido depende de electores blancos de mayor edad a nivel nacional, dijo Sawyer, el partido necesita "comenzar a modernizarse ahora para tener relevancia entre los electores más jóvenes y no blancos".

El dilema de los republicanos quedó en evidencia en un estudio de la televisión pública de Denver, donde cuatro candidatos se reunieron para un debate sobre las primarias del partido en el Distrito 4, una región profundamente conservadora y rural que abarca un tercio del estado de Colorado, en el este.

Todos los candidatos dijeron que se oponían al matrimonio gay, desean derogar la nueva ley de salud del presidente Barack Obama y objetan permitir que los inmigrantes que viven sin autorización en el país tengan una vía a la ciudadanía.

El que lleva la delantera en la campaña de Colorado, Ken Buck, fiscal de distrito del condado Weld, perdió por escaso margen las elecciones al Senado federal en el 2010 porque fue considerado como demasiado extremista en temas como el aborto y la inmigración. Y ahora el senador estatal Scott Renfroe lo critica en anuncios políticos por "voltearse" de opinión en esos dos temas.

"Es una de las grandes ironías de la política republicana", dijo Buck en una entrevista reciente. "Soy conservador con relación al respeto al derecho a la vida, soy muy conservador en el tema de inmigración, pero con el dinero suficiente de por medio" a cualquiera lo pueden criticar por no ser lo suficientemente purista.

Renfroe contestó: "Necesitamos candidatos que representen con firmeza sus creencias".

La inmigración fue un tema señalado específicamente por un informe ordenado por el partido el año pasado y que analizó la derrota de Romney ante Obama. El informe indicó que los republicanos deben aceptar "una reforma integral de la inmigración", que en Washington quiere decir legalizar el estatus de los que viven en el país sin autorización, para mejorar las tensas relaciones del partido con los electorados hispano y asiático.

Las recomendaciones encontraron pronto la resistencia de legisladores republicanos que dependen de los electores de las primarias que se oponen fuertemente a una "amnistía" a los inmigrantes que viven sin permiso en el país.

Es posible que esa resistencia se haya debilitado si los legisladores se sintieron amenazados por el desdén público tras el cierre parcial del gobierno federal en el 2013 o por preocupaciones de derrotas electorales en los comicios legislativos de noviembre. Pero lo que ocurrió fue que el tema fue perdiendo fuerza y además ahora los republicanos disfrutan de una buena temporada de primarias.

Así que el debate entre los republicanos por encontrar una estrategia ganadora en las elecciones presidenciales queda ahogado a veces por los legisladores confiados y profundamente conservadores que avanzan hacia la reelección.

"El enigma de siempre es: cambiamos lo que somos para apegarnos a las tendencias electorales o tratamos de ejercer un liderazgo que cambie esas tendencias", dijo el representante Trent Frank, de Arizona y con seis períodos en el Congreso. "Creo firmemente en la segunda opción".


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7