Fujimori: ex general ocultó información de matanza

LIMA (AP). Un ex general reconoció que ocultó información sobre la matanza de La Cantuta, perpetrada por un escuadrón de la muerte del ejército en 1992, cuando prestó testimonio en el juicio que se le sigue al ex presidente Alberto Fujimori por violaciones a los derechos humanos.

El ex comandante general del ejército peruano, Nicolás Hermoza, testigo número 77 que declara en el juicio a Fujimori, dijo el miércoles que al día siguiente de ocurrido el hecho, fue informado por el entonces jefe de inteligencia Vladimiro Montesinos que el asesinato de nueve estudiantes y un profesor de la Universidad La Cantuta fue perpetrado por un destacamento de agentes de inteligencia del ejército.

Reiteró que Montesinos le comunicó entonces que Fujimori también estaba enterado.

El ex general, que fue también Jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas entre 1992 y 1998, admitió que ocultó lo que sabía a un juzgado penal de Lima, donde familiares de las víctimas le habían interpuesto acciones de hábeas corpus, y al Congreso Constituyente Democrático.

Las víctimas fueron secuestradas y asesinadas el 18 de julio de 1992, tras ser acusadas de ser terroristas.

"Lo oculté y asumo mi responsabilidad. Oculté esto porque la prensa le estaba dando en ese momento un tratamiento mediático terrible, y si el objetivo y la misión de las fuerzas armadas eran pacificar el país, este tratamiento político y psicológico era nocivo para el propósito de la pacificación", dijo Hermoza respondiendo al interrogatorio del fiscal Avelino Guillén.

Cuando el fiscal le preguntó por qué no ordenó desactivar el destacamento, sabiendo de sus crímenes, Hermoza respondió que no lo hizo porque se estaba investigando el caso. Sin embargo, en una anterior declaración judicial, dijo que Montesinos le había pedido tiempo "para ver cómo se resolvía el problema".

Para el fiscal Guillén, la declaración de Hermoza es importante y sustenta la posición de la fiscalía de que "existió un triunvirato en el cual en las dos bases se encontraba Hermoza, en el plano militar, Montesinos, en el plano político y de inteligencia, y en la cabeza Fujimori".

"El señor Hermoza fue una pieza fundamental para que esta actividad ilegal que desarrolló este equipo especial de inteligencia pudiera concretarse", manifestó el jueves el fiscal Guillén en entrevista telefónica con la AP.

La Fiscalía sostiene que Fujimori, Vladimiro Montesinos, jefe de facto del Servicio de Inteligencia Nacional, y Hermoza, formaron un triunvirato de poder, y alentaron una guerra sucia contra los insurgentes para hacer frente a la ola de violencia que asolaba Perú a comienzos de los años 90.

Fujimori es enjuiciado desde diciembre por delitos de asesinato y secuestro por las matanzas de Barrios Altos (1991), en que 15 personas fueron acribilladas durante una reunión social, y La Cantuta, ambas cometidas por el destacamento denominado Colina, que operó entre 1991 y 1992.

Hermoza, quien cumple una condena de ocho años de prisión por enriquecimiento ilícito, y afronta procesos penales separados por las dos matanzas, viene retractándose o rectificando anteriores declaraciones en que involucró a Fujimori en esos crímenes.

En una entrevista que concedió en la cárcel hace algunos años sobre las operaciones de Colina, Hermoza aseveró que Fujimori estaba enterado de "todo" lo que sucedía.

Pero el miércoles reinterpretó su anterior afirmación.

"Lo que quise decir es que Fujimori conocía toda la estrategia de pacificación, pero no lo ilegal", expresó Hermoza.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes