Funcionarios: ejército fuerza salida de presidente de Sudán

El ejército de Sudán forzó la renuncia del veterano presidente del país, Omar al-Bashir, dijeron dos altos funcionarios sudaneses el jueves. Las fuerzas armadas tenían previsto realizar un “importante anuncio” y pidieron calma a la nación, según reportó la televisora estatal.

Las circunstancias del aparente derrocamiento no estuvieron claras, pero se desconocía el paradero del dirigente de inmediato.

El comunicado militar era inminente, señaló la televisora estatal, en medio de reportes de un golpe de Estado para relevar al presidente, que lleva 30 años en el poder, tras multitudinarias protestas callejeras contra su gobierno. El anuncio elevó las expectativas de que se tratase de una renuncia o de un derrocamiento.

Según los funcionarios, que ocupan puestos importantes en el gobierno y el ejército, el ejército está negociando para formar un gobierno de transición. Las fuentes hablaron con The Associated Press bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a informar a la prensa.

Cadenas de televisión árabes publicaron reportes no confirmados sobre la dimisión de al-Bashir y la detención de altos miembros del partido gobernante. Emitieron imágenes de multitudes que se dirigían al palacio presidencial en la capital del país, Jartum, ondeando banderas nacionales, cantando y aplaudiendo.

Al-Bashir, quien es un paria en muchos países, está buscado por la Corte Penal Internacional por las atrocidades cometidas en Darfur.

Testigos en Jartum contaron a la AP que había soldados custodiando instalaciones y puntos clave de la ciudad desde la mañana.

En las calles y en las inmediaciones de los puentes sobre el Río Nilo había vehículos militares blindados y tanques estacionados, señalaron, además de en las inmediaciones del cuartel general del ejército, donde miles de personas esperaban ansiosas la declaración de los militares. Los testigos hablaron bajo condición de anonimato por temor a represalias.

Los organizadores de las protestas instaron a las masas a acudir y unirse a una sentada que comenzó en Jartum durante el fin de semana. En un comunicado, se comprometieron a seguir en la calle hasta que el “régimen renuncie por completo y se entregue el poder a un gobierno civil de transición”.

Miles de manifestantes, entre los que había mujeres con hijos, llegaban a la sede militar el jueves aplaudiendo y ululando, y muchos hacían el signo de la victoria. También había reportes no confirmados sobre el cierre del aeropuerto de la capital sudanesa.

Antes del esperado anuncio del ejército, la radio sudanesa emitió marchas militares y música patriótica. La televisora estatal interrumpió su programación habitual para emitir únicamente el breve anuncio de que habría un "importante comunicado de las fuerzas armadas pronto, esperen”.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes