Funcionarios fiscalía panameña, presentes en la vista sobre el caso Impregilo

El Tribunal de Nápoles acogió hoy otra audiencia sobre el presunto caso de extorsión a la empresa italiana Impregilo por parte de autoridades panameñas, una vista en la que, por primera vez, estuvieron presentes dos funcionarios de la fiscalía de Panamá.

Se trata de los funcionarios Greta Marchosky y Ramsés Barrera, que, según afirmó el periodista español Joan Solés a Efe, estuvieron presentes durante la vista como "observadores".

Solés fue llamado a declarar como testigo por el Colegio de Jueces napolitano por sus investigaciones periodísticas sobre este caso de presunta corrupción internacional y por la conversación que mantuvo el pasado 19 de junio de 2013 con el acusado en este caso, el italiano Valter Lavitola, exdirector del diario "Avanti".

Lo que se trata de esclarecer en este proceso judicial es si autoridades panameñas, gracias a la presunta mediación de Lavitola, presionaron a empresas italianas para llevar a cabo la construcción de un hospital pediátrico en la región central de Veraguas, promesa incumplida del exprimer ministro de Italia, Silvio Berlusconi.

Según la acusación, las empresas deberían construir este hospital a cambio de futuras licitaciones.

Durante su comparecencia de tres horas de duración, Solés, periodista de Radio Panamá, mostró documentos que señalan que diversas autoridades llevaron a cabo dicha extorsión a empresas italianas para construir el centro sanitario pediátrico jamás edificado.

Uno de esos documentos, según dijo Solés a Efe, era del embajador de Italia en Panamá, Giancarlo Curcio, en el que exigía la construcción del hospital a otra empresa a cambio de otras contrataciones.

Solés entregará a la Justicia italiana los documentos usados en su argumentación, según subrayó.

Otro de los testigos llamados a declarar fue el exdirector comercial de Finmeccanica, Paolo Pozzessere, que comparte imputación con Lavitola en otro caso paralelo de supuestos sobornos a autoridades panameñas a cambio de licitaciones que comenzará el próximo 23 de junio en Roma.

Hoy Pozzessere acudió como testigo, en compañía de su abogado defensor, para señalar, según recogieron los medios italianos, que Lavitola mantenía un contacto cercano con el actual presidente saliente de Panamá, Ricardo Martinelli.

Prueba de ello es -sostuvo- que durante un viaje a Panamá de Pozzessere y Lavitola, ambos fueron invitados a cenar en la casa del hoy presidente saliente.

Asimismo, Pozzessere, según los mismos medios, indicó que Lavitola mantenía "relaciones asiduas" con otros altos funcionarios de Gobiernos latinoamericanos, como el de Colombia, México, Costa Rica y Honduras.

El Colegio de Jueces también solicitó la comparecencia del embajador de Italia en Panamá, Giancarlo Curcio, si bien este no se presentó alegando problemas de agenda.

La próxima audiencia de este proceso judicial ha sido convocada para el 12 de junio, cuando deberán comparecer como testigos el ex presidente de Impregilo, Massimo Ponzellini, y el administrador delegado, Alberto Rubegni.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7