Fuselaje, pruebas y recuerdos: los restos del 11-S

Washington (EFE). El impacto de un avión a 710 kilómetros por hora contra un rascacielos puede causar su derrumbe, pero no garantiza que bajo los escombros, el fuego y la muerte no sobreviva, intacto, un pequeño trozo de papel.

"La última noche", rezaba el título de la nota manuscrita en árabe, con precisas instrucciones, que llevaban consigo los secuestradores de Al Qaeda antes de hacer colisionar los aviones contra las Torres Gemelas, y que ahora se expone en la muestra "War on Terror: The FBI's New Focus" ("Guerra contra el terrorismo: El nuevo objetivo del FBI").

La exposición, que a partir del día 2 abrirá sus puertas en el Newseum de Washington, recoge decenas de restos que se encontraron tras los atentados del 11 de septiembre y muestra cómo han cambiado las prioridades de la inteligencia estadounidense después de diez años y miles de muertos.

Algunos trozos de los aviones que impactaron en el World Trade Center, o los pasaportes de los terroristas, son parte de las sesenta nuevas piezas que conforman la muestra coincidiendo con el décimo aniversario del 11-S.

Dentro de una de las vitrinas se pueden observar los "zapatos-bomba" que el terrorista de Al Qaeda Richard Reid, llevaba puestos en su intento de atentado en diciembre de 2001, cuando viajaba en un vuelo desde París, con destino Miami.

En las labores de desescombro de las Torres Gemelas los agentes federales hallaron todo tipo de documentos que sorprendentemente sobrevivieron al desastre.

Además de las pasaportes de los secuestradores, también aparecieron entre los restos teléfonos móviles y cientos de documentos y papeles de las víctimas, como la cartera y las tarjetas de crédito de una de las pasajeras, Ruth McCourt.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes