García Márquez visita a Fidel Castro

LA HABANA (AP). Por casi seis horas Fidel Castro compartió recuerdos de toda una vida con su amigo el escritor colombiano Gabriel García Márquez. Hablaron de todo: los viejos tiempos y los nuevos.

La política, el Premio Nóbel y las situaciones dramáticas que a veces les tocó vivir juntos, como cuando aquella vez planearon asesinarlos mientras ambos paseaban en coche en Cartagena, expresó el barbado líder en su más reciente "Reflexión" publicada el jueves.

El ex mandatario cubano, de 81 años y convaleciente de una serie de operaciones, suele escribir habitualmente estas columnas de opinión que se publican en internet o medios de prensa cubanos.

La reunión entre los amigos contó con la participación de Mercedes Barcha, la esposa de García Márquez en un lugar no identificado. Los visitantes permanecerán en la isla hasta el 11 de julio y no hubo fotos de la cita.

"¡Que deseos tenía de intercambiar con ellos para rememorar casi 50 años de sincera amistad!", exclamó Castro en su columna.

Según el ex mandatario, conoció al celebre autor de "Cien Años de Soledad" cuando tras el triunfo de la revolución en 1959 el comandante Ernesto "Che" Guevara concibió y creó la agencia Prensa Latina y el "Gabo" como sus amigos lo llaman --incluyendo a Castro-- fue contratado.

Sus vidas ya se habían cruzado sin saberlo antes en Colombia en la década de los 40 durante un viaje del entonces joven cubano a la nación sudamericana.

Otro momento significativo de la charla, relató Castro, fue el recuerdo de la dramática situación vivida durante la IV Cumbre Iberoamericana de Cartagena en 1994, también en Colombia; cuando ambos subieron a un carro de caballos sin saber que apostados en las murallas había hombres con fusiles y miras telescópica esperando al gobernante.

Reconstrucciones posteriores indicaron que los anticastristas no dispararon pues la cabeza del escritor "tapaba" a la del mandatario y no se atrevieron a ejecutar la orden de matarlo.

"Decenas de acontecimientos dentro y fuera de Cuba en que ambos estuvimos presentes fueron mencionados", explicó el ex gobernante.

Contó que almorzó con la pareja visitante. Aseguró que pese a todo había seguido con su estricta dieta de prescripción médica que lleva adelante "no para añadir años a la vida, sino productividad a las horas", comentó.

El ex mandatario delegó primero temporalmente el poder en manos de su hermano Raúl Castro, cinco años menor que él en julio del 2006 y luego renunció a ser reelecto en febrero pasado, aunque aún conserva su cargo como primer secretario del poderoso Partido Comunista de Cuba.

"He pasado las horas más agradables desde que enfermé hace casi dos años --les dije sin vacilar--. Es lo que sentí", manifestó el líder.

Durante estos meses se lo vio cada vez más flaco, pero lúcido, siempre con su legendaria barba pero sin su tradicional uniforme verde olivo que cambió por un cómodo traje deportivo.

No apareció en público en estos dos años y sólo recibe visitas de amigos y aliados cercanos como los presidentes Hugo Chávez de Venezuela, Evo Morales de Bolivia o Tabaré Vázquez de Uruguay.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes