Gas lacrimógeno y chorros de agua en protesta en Teherán

TEHERAN (AP). La policía usó gas lacrimógeno y chorros de agua de alta presión para dispersar hoy sábado a miles de manifestantes en Teherán, dijeron testigos, luego que el gobierno iraní amenazó con tomar medidas enérgicas si los partidarios de la oposición vuelven a salir a las calles para exigir nuevas elecciones presidenciales en desafío al líder supremo de la nación.

A su vez, la televisión estatal en inglés informó que un estallido en el templo de Teherán dedicado al ayatola Ruhollah Khomeini dejó dos heridos. El reporte no pudo ser confirmado de forma independiente.

La represión policial ocurrió luego que centenares de partidarios del líder opositor Mir Hossein Mousavi se congregaron en las calles del centro de Teherán a pesar de las amenazas gubernamentales, dijeron los testigos contactados por The Associated Press.

Unos 3,000 manifestantes corearon "¡Muerte al dictador!" y "¡Muerte a la dictadura!" cerca de la Plaza de la Revolución en el centro de Teherán. La policía los confrontó usando gas lacrimógeno y chorros de agua, agregaron los testigos.

Algunos cibersitios de partidarios de Mousavi propusieron protestas callejeras para las 16.00 horas locales (1130 GMT), pero el candidato no hizo ningún anuncio.

Antes de la acción policial camiones de bomberos tomaron posiciones en la Plaza de la Revolución, el lugar de la congregación propuesta, mientras la policía antimotines rodeó la Universidad de Teherán, escenario de recientes choques entre manifestantes y fuerzas de seguridad, dijo un testigo.

Policías y efectivos de la milicia Basij, progubernamental, patrullaban las calles de Teherán, particularmente los distritos comerciales céntricos. El jefe de policía de la capital, Ahmad Reza Radan, dijo que la policía reprimirá toda reunión o manifestación de protesta.

Mousavi no asistió a una reunión de las principales autoridades electorales, pero una de sus páginas en Internet dijo que planeaba emitir una declaración "pronto", sin entrar en más detalles.

La decisión de seguir manifestándose o acallar sus protestas será crucial para el movimiento opositor y la amenaza sin precedente que representa para el gobierno iraní.

Las continuas manifestaciones podrían desencadenar una represión sangrienta o debilitar más al gobierno si no cumple sus amenazas de tomar represalias, pero si la oposición acata las advertencias oficiales, podría dar al gobierno los recursos que necesita para neutralizar el mayor desafío interno a su autoridad desde la Revolución Islámica de 1979.

No estaba en claro si Mousavi tiene el poder de detener las manifestaciones callejeras aun si ordena a sus partidarios que se queden en sus casas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes