Glas pide licencia a grupo político para probar inocencia en caso corrupción

El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, pidió hoy al oficialista movimiento Alianza País (AP) que le conceda una licencia y le libere de su militancia, mientras intenta probar su inocencia en un caso de asociación ilícita relacionado con la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Mediante una carta dirigida a la secretaria ejecutiva de AP, la legisladora Gabriela Rivadeneira, Glas pidió que se le "excuse" de cumplir sus funciones como Primer vicepresidente de la formación política mientras dure el proceso en su contra.

La actitud de Glas se da luego que la Fiscalía pidiera a la Corte Nacional de Justicia que cambie las medidas cautelares impuestas al segundo mandatario y que hasta ahora incluyen la prohibición de salida del país y de la enajenación de sus bienes.

La Corte estudiará esa petición fiscal el próximo lunes.

En su carta a AP, Glas asegura que es víctima "del más despiadado, artero y ruin ataque político que busca no sólo destruirme, sino destruir la Revolución ciudadana", el modelo de Gobierno del movimiento oficialista aplicado desde hace una década.

El vicepresidente dice que "todo esto" podría también afectar a su grupo político, por lo que pidió que el movimiento le "excuse del cumplimiento" de sus funciones como primer vicepresidente de AP y le "libere de la disciplina partidista", mientras enfrenta y prueba su inocencia de los cargos que "se me imputan injustamente".

De su lado, Alianza País, en su cuenta oficial de Twitter, indicó que esa solicitud de Glas será analizada mañana por la directiva del movimiento.

La situación de Glas ha generado una fractura en el grupo parlamentario oficialista, entre quienes apoyan al vicepresidente y los que advierten de una afectación al movimiento partidista.

El titular de la Asamblea Nacional (Parlamento), José Serrano, insinuó hoy mismo que Glas debería alejarse del cargo y dedicarse a la defensa de su caso.

"Yo creo que es el momento en que el Vicepresidente, desde mi punto de vista, debe dar un paso al costado", dijo Serrano en Montecristi, provincia costera de Manabí, donde hoy el Gobierno conmemoró el noveno aniversario de vigencia de la actual Constitución.

Esto se suma al pulso político que han mantenido los máximos líderes de AP, el presidente Lenín Moreno y su antecesor Rafael Correa, enfrentados desde que el segundo entregara el poder al primero en mayo pasado.

Glas, afín a Correa, ha criticado a Moreno que, en agosto, retiró todas las funciones al vicepresidente en aparente reacción a una carta crítica de su segundo, que el gobernante consideró ofensiva.

El cisma en el oficialismo se ha alimentado con los permanentes cruces verbales entre Moreno y Correa, que también se ha extendido a la militancia de Alianza País.  

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7