Gobernadores demócratas entusiastas sobre posibilidades de Obama

WASHINGTON (AP). Los gobernadores demócratas sienten que el presidente Barack Obama tiene buenas posibilidades de ser reelegido, pues la economía mejora y la contienda por la nominación republicana ha expuesto profundas divisiones en la base del partido.

Los gobernadores republicanos insisten que Obama es vulnerable, pero les preocupa que la prolongada contienda en las elecciones primarias haya alejado a los votantes independientes y pudiera haber dañado fuertemente al candidato que resulte nominado.

Tanto el entusiasmo demócrata como la preocupación republicana estuvieron a la vista en la reunión invernal de la Asociación Nacional de Gobernadores, un congreso anual de cuatro días en el que los mandatarios estatales se reúnen para analizar políticas e intercambiar ideas sobre buen gobierno pero en el que siempre son palpables los vaivenes de la política.

Estuvieron presentes Luis Fortuño, gobernador de Puerto Rico, y José Calzada Rovirosa, gobernador del estado mexicano de Querétaro y presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores de México.

En entrevistas, muchos gobernadores demócratas parecían casi impulsivos en torno a las posibilidades de Obama de ser elegido para un segundo mandato.

Mencionaron la mejoría en las cifras sobre el desempleo, que han ayudado a aumentar los ingresos estatales tras años de dolorosos recortes en el presupuesto. La tasa nacional de desempleo se ubicaba en 8,3% en enero, un descenso en comparación con el 10% en octubre de 2009, el mayor nivel alcanzado en el gobierno de Obama.

"Estos republicanos que buscan ser presidente son muy deprimentes. ¡Alégrense!", dijo Peter Shumlin, gobernador de Vermont, después que los gobernadores demócratas se reunieron con Obama en la Casa Blanca. "Tenemos algunas buenas noticias: un gran presidente que está creando empleos y gobernadores que ven cómo repuntan sus ingresos".

Incluso gobernadores demócratas de algunos estados cuyo resultado electoral suele ser impredecible, conocidos como "púrpuras", dijeron sentirse optimistas de las posibilidades de Obama.

"En un estado púrpura la gente quiere ver resultados y también quiere ver un nivel de colaboración y trabajo en equipo. Creo que él va a ganar en Colorado", dijo John Hickenlooper, gobernador de la entidad.

Mientras tanto, prácticamente ningún gobernador republicano se mostró dispuesto a pronosticar que el nominado de su partido ganará en noviembre.

Muchos lamentaron lo extenso que es el proceso de nominación, en que el favorito inicial, el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney, se ha visto debilitado por el intenso escrutinio a su riqueza, a sus prácticas empresariales y a sus cambios de opinión en algunos temas, así como la renuencia de los votantes conservadores de respaldar su candidatura.

"No conozco a nadie que piense que si se comenzara a diseñar un buen proceso para elegir un presidente se escogería exactamente lo que tenemos ahora", dijo el republicano Mitch Daniels, gobernador de Indiana.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes