Gobierno abre centros de detención en la frontera

El gobierno del presidente Barack Obama anunció el viernes que abrirá nuevos centros de detención para alojar a familias migrantes capturadas al cruzar la frontera en forma ilegal ante el aumento incesante del flujo proveniente de Centroamérica.

El gobierno no precisó de inmediato cuántas personas alojarán los nuevos centros ni dónde estarán ubicadas estas instalaciones. El gobierno tiene en funcionamiento sólo una instalación de este tipo, en el condado York, en Pennsylvania, con cupo para poco menos de 100 personas.

Decenas de miles de familias, en su mayoría madres que viajan con sus hijos pequeños, han sido aprehendidas en la fronteras desde octubre, el inicio del año fiscal.

El gobierno ha dejado en libertad a un número no especificado de ellas en los últimos meses en Estados Unidos con la orden específica de que se presenten después ante las oficinas de la Policía de Inmigración y Protección de Aduanas.

Sin embargo, no precisó cuántas han quedado en libertad ni cuántas se presentaron ante la autoridad migratoria como se les había ordenado.

El gran número de inmigrantes que cruza ilegalmente la frontera ha abrumado a las diversas agencias migratorias de Estados Unidos. Más de 174.000 personas, principalmente de Honduras, El Salvador y Guatemala, fueron arrestadas este año en el Valle del Río Grande, en Texas.

Debido al incremento en el número de personas que han cruzado la frontera, el Departamento de Seguridad Nacional dispuso este año la transferencia de familias detenidas a otras partes de Texas y Arizona para procesarlas antes de dejarlas libres en estaciones locales de autobuses. El sur de Texas se ha convertido en la frontera que registra el mayor número de cruces en el país.

La detención de las familias has sido por mucho tiempo un asunto controvertido para el Departamento de Seguridad Nacional. En 2009, el departamento fue obligado a cerrar un gran centro de detención para familias en Texas debido a impugnaciones jurídicas contra las condiciones en esa instalación.

En 2012, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE en inglés) se desistió de aceptar las propuestas para construir un nuevo centro de detención de familias en Texas ante las quejas de activistas sobre la posibilidad de que se encerrara a las familias de inmigrantes en prisiones.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, solicitó el viernes al presidente Obama que envíe soldados de la Guardia Nacional a la frontera sur para que ayuden a enfrentar el aumento de los inmigrantes niños y de otro tipo.

El ex presidente George W. Bush destacó miles de efectivos en la frontera en su segundo periodo para reforzar las labores de la Patrulla Fronteriza mientas ésta incrementaba su número de agentes.

Desde entonces, la agencia casi ha duplicado sus agentes, a más de 20.000, en tanto que ha declinado el número de inmigrantes que cruzan la frontera de manera ilegal.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada