Gobierno catalán afirma que el sí a la independencia ganó con 90% de votos

Cataluña celebró el domingo un referéndum de autodeterminación prohibido por la justicia, marcado por intervenciones policiales, y que arrojó como resultado un 90% a favor del sí, con una participación de 42,3%.

La consulta, que ha desatado una de las peores crisis políticas en España en décadas, fue convocado por el presidente regional Carles Puigdemont, después de que los partidos separatistas lograran una estrecha mayoría en el Parlamento catalán en las elecciones de 2015.

En el referéndum se planteó la siguiente pregunta a los ciudadanos: "¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de República?".

Según los datos ofrecidos por el gobierno regional, más de 2,2 millones de personas participaron en la votación de las que un 90% apostó por el sí.

El gobierno español advirtió que no reconocería la legalidad de la consulta, que considera como inconstitucional.

La ley del referéndum prevé declarar la independencia en un plazo de 48 horas en caso de victoria del 'sí'.

El presidente de la región, Carles Puigdemont, dijo que con esta jornada Cataluña se ganó "el derecho a tener un Estado independiente".

Puigdemont prometió trasladar en los próximos días el resultado del escrutinio al parlamento regional, dominado por sus partidarios, para que declare la independencia.

El voto quedó lastrado por la intervención de la policía española para cerrar varios puntos de votación, protegidos desde antes de la madrugada por multitudes de personas. Más de 800 manifestantes tuvieron que ser atendidos por los servicios de emergencias afirmó el gobierno.

La policía disparó pelotas de goma contra los manifestantes, según testigos. Y el ministerio del Interior difundió vídeos en los que se ven personas que lanzan piedras sobre los policías.

Puigdemont denunció la "violencia injustificada" de la policía nacional.

El jefe de gobierno español Mariano Rajoy contestó que las fuerzas de seguridad "han cumplido con su obligación y con el mandato que tenían de la justicia".

Madrid envió 10.000 agentes adicionales a Cataluña, en su mayoría policías antidisturbios, según el diario El País.

El ministerio del Interior informó así mismo de 33 agentes atendidos médicamente.

Este territorio nororiental de 7,5 millones de habitantes, con lengua y cultura propias, representa el 6,3% de la superficie de España, un 16% de su población y un 19% de su PIB.

Cataluña alberga industrias punteras y centros de investigación destacados, entre otros en los campos nuclear y de la biomedicina. Es el origen además de una cuarta parte de las exportaciones españolas y tiene una tasa de desempleo del 13,2%, cuatro puntos por debajo de la media del país.

También es una de las regiones más endeudadas, con una deuda pública equivalente al 35,2% de su PIB (75.400 millones de euros a fines de marzo) y acude regularmente a un fondo de liquidez especial del Estado español.

Cataluña ya goza de importantes poderes en ámbitos como la educación y la seguridad social.

La crisis económica en España y las críticas sobre el sistema de reparto del dinero público entre la región y el Estado han llevado la causa del independentismo desde la periferia del debate político en Cataluña hasta su centro.

El gobierno regional asegura que una Cataluña independiente sería más rica y tendría una mayor capacidad de proteger su idioma y su cultura.

En noviembre de 2014, Cataluña celebró un referéndum simbólico de independencia. Más del 80% -1,8 millones de personas- votó entonces a favor de abandonar España, con una participación de apenas del 37% de habilitados.

En septiembre de 2015, los partidos separatistas se unieron para obtener la mayoría absoluta en el Parlamento regional, y en noviembre sus diputados aprobaron una resolución para lanzar el proceso de secesión, anulada después por el Tribunal Constitucional.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7