Gobierno filipino podría suspender ofensiva contra rebeldes

El gobierno de Filipinas aseguró el domingo que podría suspender sus ofensivas contra los guerrilleros comunistas para corresponder a un plan similar de los insurgentes, con lo que permitiría que las tropas se concentren en hacer frente a un sangriento asedio de varios meses por parte de milicianos del grupo Estado Islámico contra la ciudad sureña de Marawi.

El negociador filipino Silvestre Bello III dijo en un comunicado que con su medida, el gobierno busca sostener conversaciones en busca de un acuerdo de cese el fuego y un pacto de paz con los rebeldes del Nuevo Ejército Popular. Bello no especificó cuándo surtiría efecto la suspensión de las ofensivas ni en qué términos.

Los combates intensos, actualmente confinados a cuatro de los 96 pueblos de Marawi, han provocado la muerte de 242 milicianos, 56 soldados y policías y 26 civiles. También han convertido el corazón de la ciudad islámica en un campo de batalla humeante. Todos los días hay ataques aéreos de las fuerzas militares con bombas y cohetes.

Más de 300.000 residentes de Marawi y de pueblos aledaños han sido desplazados y cientos han quedado atrapados en la lucha.

Un poco más de 100 milicianos, que mantienen un número no especificado de rehenes civiles, continúan luchando contra las tropas, pero su resistencia ha disminuido considerablemente luego de enfrentamientos diarios con la ofensiva gubernamental, informaron las autoridades militares.

Un nuevo batallón del ejército, de unos 400 soldados, fue trasladado por aire desde la provincia de Iloilo a Marawi el sábado para reemplazar a los heridos y ayudar a evitar que los atacantes restantes escapen mientras los combates en las calles se agravan, dijeron oficiales militares.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7